La línea B de subterráneos normalizó este miércoles su servicio luego de que un grupo de vigiladores privados levantara el piquete que habían montado en las vías de la la estación Pasteur, en el barrio porteño de Balvanera.

pasteur.avi
La protesta había comenzó a las 5, por lo que los trenes, que habitualmente corren entre las cabeceras Juan Manuel de Rosas y Leandro N. Alem, llegaban solo hasta Medrano.