La fiscal Andrea Scanga ordenó este miércoles a las fuerzas de seguridad liberar algunos carriles en el piquete que se realiza en Corrientes y Callao, en el marco del paro dispuesto por ATE. El Gobierno no aplicó el protocolo antipiquetes.
En otra resolución, la Cámara penal contravencional y de faltas de la Ciudad rechazó un habeas corpus preventivo para que el protocolo antipiquetes dictado por el Gobierno no se aplique en la Capital.

Fuentes judiciales indicaron a minutouno.com que la orden para liberar carriles en el centro fue impartida en el marco del protocolo de actuación dictado en 2003 por la Fiscalía General ante los cortes de calle.

El protocolo indica que ante un piquete se debe intimar a su cese o liberar carriles, pero permitiendo la protesta.

Embed
El protocolo en sus fundamentos invoca distintos tratados internacionales de derechos humanos, cuyo espíritu es que "el Estado debe brindar la certeza de que todos los miembros de la sociedad pueden gozar de los mismos derechos, por ello, la libertad de un individuo o grupo termina donde comienza la del otro".

Para las espontáneas, es decir las que no fueron avisadas con anticipación, el protocolo establece que "tanto las fuerzas de seguridad federales, provinciales, y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en sus respectivas jurisdicciones, deben garantizar la libre circulación de personas y bienes".