El ministro de Educación, Estaban Bullrich, y los cinco gremios docentes nacionales están a un paso de consensuar la mejora salarial para 2016. De no mediar inconvenientes, se fijará un aumento del 40 por ciento, como reclaman los gremios. Vuelven a reunirse a las 17.

El Gobierno y los gremios de docentes nacionales llevaban adelante este miércoles por la tarde febriles negociaciones en el Ministerio de Trabajo para cerrar el aumento salarial de 2016. En una primera parte, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, junto a su par de Trabajo, Jorge Triaca, definen la pauta salarial para 2016 con los gremialistas de los cinco sindicatos con representación a nivel nacional.

Los secretario generales de Ctera, UDA, Sadop, Amet y CEA llegaron al Ministerio a las 13 y tras una primera instancia de negociación, la reunión pasó a las 14:15 a un cuarto intermedio. Lo que se está a punto de acordar es llevar el piso del salario de un docente que recién se inicia de los actuales 6060 pesos a 8500 pesos en julio. Esto representa una suba del 40,2% que se pagará un 25% a cargo de las provincias y un 15% lo aportará Nación por medio del Fondo de Incentivo Docente, informó C5N.
Ahora, en la segunda parte de la reunión, a las 17, el Gobierno intentará definir ese aumento y cómo le girará el dinero a cada provincia en base a las posibilidades financieras de las jurisdicciones, que deberán encarar sus propias paritarias, lo que se imponía como un obstáculo a saltar para poner la firma.