La UCR reúne a legisladores nacionales y a las máximas autoridades partidarias en un cónclave en el que intenta cerrar filas y redefinir su rol en la coalición de gobierno, además de trazar los principales ejes de su agenda parlamentaria 2016.
El encuentro se lleva a cabo en el hotel San Ceferino, en la localidad de Open Door, y se produce en medio de la discusión por los lugares en las comisiones del Congreso y a una semana del inicio de las sesiones ordinarias en el Congreso.
Al cónclave, en el que los radicales analizan y buscan aunar criterios sobre su "cooperación" con el gobierno de Cambiemos, que encabeza Mauricio Macri, fueron invitados el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, según informaron a la agencia Télam fuentes partidarias.
La apertura del encuentro estuvo a cargo del titular del Comité Nacional, José Corral, y de los presidentes de los bloques parlamentarios, el diputado Mario Negri y el senador Ángel Rozas.
El encuentro tendrá distintos panelas. A las 10 el primero de ellos se realizó bajo la consigna "Economía, Sociedad e Instituciones", y contó con las exposiciones del licenciado Aldo Isuani; la socióloga, Liliana de Riz; y el economista, Adrián Ramos.
El segundo panel, a las 12, está a cargo de los ministros Peña, Frigerio, y Buryaile, quienes darán un cuadro sobre la situación de nuestro país y proyectos y propuestas para el corriente año.
A las 14.30 estaba programado el debate interno entre los legisladores nacionales de la UCR, para fijar la agenda parlamentaria 2016 que propondrá el radicalismo y una vez finalizada esta actividad, a las 16.30, el titular de la UCR, junto a los jefes parlamentarios ofrecerán una conferencia de prensa.
En rigor la reunión forma parte de una seria de encuentros que la UCR viene desarrollando con el objetivo de elevar su perfil como partido integrante del gobierno nacional y contener a dirigentes disconformes con lo que consideran un rol secundario y desdibujado de la UCR en el esquema de poder actual.
El primer paso en ese sentido lo dio el titular del radicalismo, José Corral, el martes pasado al convocar a una reunión a todos los radicales que ocupan cargos en el gobierno, a quienes les ratificó su respaldo.
Entre otros, estuvieron los ministros Ricardo Buryaile, Oscar Aguad (Comunicaciones) y Julio Martínez (Defensa), además del el ex presidente de la UCR, Ernesto Sanz, principal artífice de la alianza electoral con el PRO, quien se encuentra alejado de las actividades partidarias.
La UCR se da cita en medio de la pelea por los lugares en las comisiones parlamentarias y ante el sabor amargo que quedó en algunos radicales las 8 presidencias que estarían logrando hasta el momento en la cámara de Diputados.
El jefe de la bancada, Mario Negri, en una reunión desarrollada en jueves pasado, debió responder a los reclamos de algunos de sus diputados, que no están conformes con el borrador sobre repartos de presidencias de comisiones y que consideran escasos los cargos obtenidos, en relación a los 40 diputados que integran el bloque.