Alejandro Zanola volvía de Brasil en su camioneta cuando el destino lo cruzó con un Gran Danés herido y golpeado, al que decidió rescatar. Pero pese al deseo de tenerlo con él no lo puede hacer porque vive en un departamento y no posee el espacio adecuado que el animal necesita.

El 6 de enero, Alejandro Zanola regresaba a Comodoro Rivadavia (Chubut) en su camioneta desde Florianópolis, Brasil. Viajaba por la ruta solo cuando el GPS le indicó que tome una ruta alternativa -que él no conocía- cerca de Olavarría, pero igual decidió seguir.

Después de recorrer unos 100 kilómetros encontró un lugar para comer y se acercó un camionero que le pidió ayuda porque una mujer había dejado en la banquina a un perro abandonado.

gran danés rescatado (1).jpg
Alejandro contó al diario El Patagónico que como es "mascotero", no dudó el rescatar a este Gran Danés golpeado y herido. Corrió su equipaje y lo subió en la camioneta. Y así recorrieron juntos los 1.500 km que le faltaba para llegar a su ciudad.

El joven, que decidió bautizar al perro como "Santinho", por una bahía de Brasil muy bella, llegaba con las intenciones de tenerlo con él en la casa donde vivía junto a su pareja, pero tuvo que mudarse a un departamento pequeño y desde ese momento comenzó, muy a su pesar, con la búsqueda de un hogar para el animal.

gran danés rescatado (2).jpg
"Santi respeta los lugares, es cuidadoso, pide que lo saquen para salir a hacer sus necesidades es un perro que ya ha estado en una casa. Lo tuve en el departamento varios días pero no tengo el lugar que necesita", reconoció Alejandro, que además tiene dos perros y un gato.

Seguí leyendo en El Patagónico