El hermano del relacionista público, "Gaby" Alvarez podría afrontar nueve años de prisión por tráfico de drogas.
El hermano del relacionista público "Gaby" Alvarez es acusado de liderar una banda que enviaba cocaína y éxtasis a España escondidos en esquí­es, por lo que un fiscal pidió que sea condenado a 9 años de prisión, informó este miércoles la Procuración General de la Nación.

La solicitud fue formulada ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 de San Martí­n por el fiscal Marcelo García Berro, quien solicitó penas de prisión para cinco de los siete acusados de haber conformado la organización.

El representante del Ministerio Público entendió que los máximos responsables de la banda son Ariel Alvarez, hermano del relacionista público, y Bernabé Moschella.
Para ambos, solicitó nueve años de cárcel al considerarlos coautores del delito de "organización y financiamiento del tráfico de estupefacientes, con fines de comercialización, agravado por la intervención de tres o más personas".

La causa se inició luego de que el 5 de marzo de 2014, la Policía Federal, tras una investigación de varios meses, allanó diversos domicilios donde se secuestraron 24 kilos de cocaína, 1234 comprimidos de MDMA o éxtasis y 5 kilos y medio de polvo de la misma sustancia.

En el operativo conocido como "Sky-mal", además, se hallaron siete pares de tablas de esquí en los que se iban a mandar un kilo de droga por cada una, es decir un total de 14 kilos.

En su alegato, el fiscal precisó que tanto Álvarez como Moschella "eran quienes organizaban y financiaban las actividades de tráfico de estupefacientes", cuyo objetivo final era la introducción de la droga para ser comercializada en España.

El fiscal García Berro mencionó la gran cantidad de escuchas telefónicas que se realizaron en la causa a cargo de la jueza Sandra Arroyo Salgado y destacó que estos imputados tenían "el poder de custodia y de disposición sobre la totalidad de la droga encontrada".

Para el fiscal, sí había pruebas de que la droga había sido llevada por otro español, Daniel Herrera Zarzosa, quien apareció ahorcado en el penal de Devoto el año pasado en circunstancias aún no aclaradas.
El fiscal también solicitó el decomiso de los inmuebles y vehículos que la banda utilizaba para ejecutar su actividad y que los imputados Moschella, Alvarez y Secco sean investigados por "lavado de activos".