Los referentes de los tres sectores enq ue se encuentra dividida la CGT acordaron consensuar con la oposición la unificación de unos 50 proyectos para modificar el Impuesto a las Ganancias e impulsar esa iniciativa en el Congreso por medio de "diputados sindicales"
Los jefes sindicales peronistas Hugo Moyano (CGT Azopardo), Antonio Caló (CGT Alsina) y Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca) decidieron este jueves consensuar con la oposición la unificación de unos 50 proyectos sobre modificación del Impuesto a las Ganancias e impulsar esa iniciativa en el Congreso nacional.

Así lo decidieron los tres referentes sindicales tras un almuerzo en la sede de Azopardo 802, de esta capital, del que también participaron diputados de extracción gremial como Graciela Camaño, Facundo Moyano, Carlos Acuña, Marcos Lavagna Abel Furlan, Jorge Taboada y Enrique Castro, entre otros. También participaron miembros del consejo directivo de la CGT Azopardo como Juan Carlos Schmid, Julio Piumato, Abel Frutos y Domingo Pereyra.

La reunión entre las cúpulas sindicales y legisladores del Frente Renovador se suma a la presión que ejerció este jueves el diputado y lider de ese nucleamiento, Sergio Massa, quien impulsará fijar un mínimo no imponible de 60.000 pesos mensuales.

En rigor, la idea que fogonean los sindicalistas es la de contrarrestar la decisión del Gobierno de modificar las escalas del impuesto a las ganancias recién el próximo año y consensuar un proyecto y su correspondiente tratamiento apenas se inicie el periodo de sesiones el primero de marzo.

"Fue un error, una equivocación" del Gobierno la no modificación de las escalas de ganancias "los tres estamos decepcionados" por la decisión, aseguró el titular de la CGT Alsina, Caló, al ingresar a la sede sindical.

En tanto, la diputada massista Camaño remarcó que desde su sector persiguen la derogación del "impuesto al trabajo". "El salario no es ganancias, es remuneración por una tarea que se hace", acotó a su turno Marcos Lavagna.

En ese contexto, los sindicalistas peronistas anunciaron la conformación de un "Observatorio Laboral" que estará integrado por diputados de origen gremial de todos los partidos -en particular de la oposición- que se encargará de determinar las estrategias a implementar no solo para lograr la modificación de Ganancias sino que además se abocará al tema de la defensa de los puestos de trabajo y los despidos en el sector público y privado.

Representantes gremiales de las tres centrales obreras aseguraron que les "preocupa la falta de respuestas a la agenda común de reclamos" que vienen haciendo la universalización del salario familiar, el 82 por ciento móvil para los jubilados y una reforma tributaria entre otras demandas.

Los sindicalistas de los tres sectores coincidieron en remarcar, además, su "preocupación" por la pérdida de empleo en el sector industrial producto del "alza de precios de la energía" y la inflación.
Al término del almuerzo en la CGT, el diputado Héctor Daer dijo que el encuentro tuvo dos criterios: uno de carácter legislativo donde se evaluaron diversos proyectos y otro de carácter político-gremial destinado a abonar la transición hacia la unidad del movimiento obrero.

"La reunión de hoy fue un paso fundamental" para lograr la unificación, enfatizo Daer.

Carlos Acuña
señaló en tanto que desde las tres CGT se perseguirá no solo la modificación de "la famosa tablita" sino de aquí en más "exigir que los candidatos cumplan con la promesa electoral" que hicieron durante la campaña.