El organismo internacional escogerá a nuevo mandatario casi un año después del escándalo que estalló por los casos de corrupción, que obligaron al suizo Joseph Blatter a renunciar al cargo que ocupó durante 17 años.
La FIFA elegirá mañana a su nuevo presidente nueve meses después del escándalo que estalló por los casos de corrupción, que obligaron al suizo Joseph Blatter a renunciar al cargo que ocupó durante 17 años.

El ítalo-suizo Gianni Infantino y el jeque bareiní Salman bin Ebrahim Al Khalifa son los máximos candidatos a convertirse en el noveno presidente que tendrá la FIFA desde su fundación en 1904.

La elección, que también también tiene como candidatos al príncipe jordano Alí bin Al Hussein, el francés Jerome Champagne y el sudafricano Tokyo Sexwale, se dará en el marco del Congreso Extraordinario de la FIFA que se llevará a cabo en el Hallenstadion de Zúrich, Suiza, desde las 4 de Argentina.

El Congreso será transmitido por el canal de Youtube de la entidad y que contará con la presencia del presidente de AFA, Luis Segura, como miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, y de Daniel Angelici (secretario general de AFA y titular de Boca Juniors), Matías Lammens (tesorero de la AFA y presidente de San Lorenzo) y Víctor Blanco (secretario de selecciones nacionales y titular de Racing Club) como Asambleístas.

La delegación Argentina votará a Infantino, secretario general de la UEFA, al igual que el resto de las nueve federaciones que integran la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), tal como se anunció oficialmente en enero pasado aunque el sufragio es individual y secreto.

No obstante, Infantino lucha por más votos ya que con los de Europa (53) y Sudamérica (10) no obtiene los dos tercios de las federaciones (209) miembro de la FIFA.

En cambio, su principal contrincante Al Khalifa tendría los 46 votos de Asia y los 54 de Africa y buscará los cinco restantes para ganar la elección en Oceanía, que cuenta con once federaciones.

El flamante presidente que gobernará por los próximos cuatro años tendrá la difícil misión de limpiar la imagen de la entidad que desde el 27 de mayo del año pasado se manchó por los casos de corrupción que investigan las justicias de Estados Unidos y Suiza.

A partir de ese día, más de treinta dirigentes de distintos países, en su mayoría de Conmebol y Concacaf, y empresarios fueron detenidos y procesados por una causa que desde 1991 movió cerca de 200 millones de dólares.

Entre ellos estuvieron implicados los argentinos José Luis Meiszner y Eduardo Deluca, ex dirigentes de Conmebol, y los empresarios Hugo y Mariano Jinkis (dueños de Full Play) y Alejandro Burzaco (CEO de Torneos y Competencias).

Apenas dos días después de estallar el escándalo, el suizo Joseph Blatter fue reelegido en el cargo hasta 2019 pero la resistencia le duró poco ya que el 2 de junio anunció su renuncia y llamó a la histórica elección que se desarrollará mañana.

Unos meses después, el 8 de octubre, Blatter fue suspendido por el Comité de Etica de la FIFA por un caso de corrupción que protagonizó con el francés Michel Platini, presidente de la UEFA, que por este motivo no pudo presentarse como candidato. A su vez, ambos quedaron inhabilitados por seis años, en principio eran ocho, para desarrollar cualquier actividad relacionada al fútbol.

Luego de estos comicios también se avecinarán nuevos proyectos como el Mundial de 40 seleccionados que promete Infantino o la creación de una agencia anticorrupción que propone Al Khalifa.