A través de un nuevo comunicado el mediador entre la Argentina y los fondos buitre aseguró que las negociaciones con los fondos buitre más duros siguen adelante. NML había pedido este viernes a Griesa postergar la citación para tratar el stay.
El special master, Daniel Pollack, emitióeste viernes un nuevo comunicado acerca de las negociaciones que llevan adelante la Argentina y los fondos buitre para poner fin al litigio que abrieron en tribunales estadounidenses los tenedores de bonos argentinos defaulteados en 2001.

A pesar de las versiones que circularon en los últimos días, Pollack advirtió que por el momento la Argentina y los fondos buitre más duros (NML y Aurelius Capital) todavía no pudieron alcanzar un acuerdo aunque, destacó, "se ha logrado realizar progresos".

El comunicado de Pollack llega apenas unas horas más tarde de que el fondo de Paul Singer, NML, solicitara al juez Thomas Griesa, la postergación de la audiencia convocada para tratar una vez más la reposición o no del stay (medidad cautelar) que permitiría a la Argentina avanzar en el pago de sus compromisos sin temor a embargos y volver al mismo tiempo al mercado de capitales para tomar nueva deuda.

Sin embargo el magistrado denegó esa posibilidad.

En la audiencia del martes próximo, Griesa escuchará los argumentos de ambas partes sobre una demanda de Argentina para que allane el camino a su propuesta de pago.

El pasado 5 de febrero la nueva administración del presidente argentino Mauricio Macri presentó una oferta para abonar 6.500 millones de dólares (sobre un total de 9.000 millones) a fondos "buitres" y otros acreedores para poner fin al juicio por la deuda en default desde 2001.

Tras rechazar la propuesta en un principio, los dos fondos más duros, NML Capital y Aurelius, que en 2012 lograron una sentencia favorable para cobrar una deuda que hoy asciende a 1.750 millones de dólares, llegaron a un principio de acuerdo con Argentina, según indicó el jueves uno de sus abogados.

EM Limited y Montreux Partners, dos de los seis principales fondos especulativos que ganaron juicios con sentencia firme en Nueva York, ya aceptaron la oferta argentina, por la cual cobrarán 849,2 millones y 298,66 millones de dólares, respectivamente.

Un grupo de querellantes de una demanda colectiva, cuyo tamaño exacto aún se desconoce, también llegó a un acuerdo, así como otro acreedor, Capital Markets Financial Services, que cobrará 110 millones de dólares, y cinco fondos que recibirán u$s 250 millones y 185 millones de euros.

El viernes pasado, Griesa anunció que removería sus órdenes contra Argentina bajo dos condiciones: que el país anule sus legislaciones que impiden un acuerdo y pague a los acreedores que hayan aceptado su oferta hasta el 29 de febrero.