Desde la medianoche, la tarifa aumentó un 20 por ciento, por lo que la bajada de bandera pasó a costar 20 pesos y la ficha 2 pesos en horario diurno. En horario nocturno subió a 24 pesos y 2,4.
El último incremento había sido autorizado en mayo de 2015, cuando las tarifas habían aumentado un 18 por ciento llevando la bajada de bandera a 16,90 pesos y la ficha a 1,69 pesos para el horario diurno y a 20,28 la bajada de bandera y 2,02 la ficha en el horario nocturno.
A partir de esta medianoche, los choferes deberán pasar por los talleres a realizar el ajuste de sus relojes y hasta que no lo hagan deberán cobrar lo que indica el aparato.
Al anunciarse el aumento, el titular de la Federación Metropolitana de Taxis, Enrique Celi, señaló que el incremento "es insuficiente" y adelantó que buscarán un nuevo ajuste hacia mitad de año.