La familia había quedado a oscuras. Atento a las necesidades de los miembros más vulnerables de la sociedad, el hombre tuvo un gesto solidario que no pasó desapercibido.
Un bombero de la municipalidad de Clinton, en Michigan, Estados Unidos, tuvo un gesto invalorable esta semana cuando pagó la factura de la luz de una familia cuyos hijos sufren distrofia muscular, lo que obliga a uno de ellos a tener respiración asistida.

Christy Stone, de 49 años, llamó al 911 después de que la compañía de electricidad le suspendiera el servicio por falta de pago. La mujer y su marido debían 1023 dólares y estaban desesperados porque uno de sus hijos, Troy, necesita respiración asistida, informó el sitio ABC.

distrofia muscular.jpg
El joven de 18 años había tenido que irse a otra casa debido a que no había electricidad en la de sus padres. Al enterarse de la situación, el bombero que recibió la llamada de auxilio, Ryan McCuen, de 35, explicó que su reacción "fue obvia" y se comunicó con la compañía para saldar la deuda.

Apenas 20 minutos más tarde, la electricidad volvió a la casa de los Stone y tanto Troy como su hermano de 15 años, quien está en silla de ruedas por la misma enfermedad, pudieron volver a estar con su familia.

La madre de los chicos quedó perpleja al enterarse de la buena acción del bombero. "Lo miré como diciendo '¿qué?' y después le di un abrazo", contó la mujer.

bombero.jpg