La mujer de 81 años inició acciones legales contra la línea de bandera de Israel después de sufrir un episodio de discriminación debido a un hombre que no quería sentarse junto a ella.
Una mujer de 81 años demandó esta semana a la aerolínea de bandera de Israel, El Al, después de que la obligaran a cambiar de asiento a pedido de un hombre judío ortodoxo que no quería sentarse junto a ella en un vuelo de Estados Unidos a Tel Aviv.

Renee Rabinowitz, una abogada retirada que reside hace una década en Jerusalem, inició acciones legales contra El Al después de que la hicieran cambiar de lugar en la clase Business del vuelo 028 de diciembre del año pasado que partió desde Newark, Nueva Jersey, a Tel Aviv, informó el sitio The New York Times.

La abogada se convirtió así en la primera pasajera en demandar a la aerolínea israelí por discriminación de género ya que el hombre que pidió que la retiraran de su asiento explicó que según las constumbres ortodoxas judías él no podía sentarse junto a una mujer por si acaso se generaba algún contacto aunque fuese accidental.

"A pesar de todos mis logros -y mi edad es un logro- , me sentí reducida (como persona)", explicó Rabinowitz, quien supo estar casada con dos rabinos y tiene un máster en psicología de la educación.

"Esta no es una cuestión personal. Es intelectual, ideológica y legal. Pienso y me digo: 'Acá estoy. Soy una mujer mayor, instruida, que ha viajado por el mundo, y viene un tipo y dice que no puedo sentarme al lado suyo'. ¿Por qué?", expresó.

El hombre -que no fue nombrado públicamente- tenía asignado el asiento de la ventana y al llegar a su lugar se encontró con que Rabinowitz ya estaba sentada en su sitio.

El caso de Rabinowitz será presentado en un tibunal de Tel Aviv la semana que viene y tiene el apoyo de la organización Centro de Acción Religiosa de Israel, que en otra oportunidad luchó contra las compañías de colectivos y el Ministerio de Transporte israelí que ofrecían "líneas kosher" donde se permitía la separación entre pasajeros según su sexo.