L´Osservatore Romano, evitó toda polémica con el filme vencedor del Oscar a la Mejor Película por su historia sobre la pedofilia en la Iglesia y lo consideró "emocionante" por dar voz al horror y el dolor de las víctimas
"Queda claro que dentro de la Iglesia hay demasiadas personas que están más preocupadas por la imagen de la institución que por la gravedad del acto", reconoce en un artículo para el diario de la Santa Sede la teóloga Lucetta Scaraffia, al comentar el premio que ayer la Academia de Hollywood le dio al filme protagonizado por Michael Keaton.

"Nada puede justificar la grave falta cometida por la persona que representa a Dios y que usa su autoridad para abusar de un inocente. Todo ello está bien contado en la película"
, escribe la
columnista.

Se trata de la primera reacción a la victoria del filme, que también fue premiado por el guión, y al pedido lanzado desde la ceremonia al papa Francisco por el director, Tom McCarthy y los productores, para que el pontífice argentino siga combatiendo ese flagelo.

Francisco
"Hay confianza en un papa que está continuando con la limpieza comenzada por su predecesor desde que era cardenal", comenta Scaraffia en la nota de L´Osservatore Romano, el diario del Vaticano.

"El hecho de que en la ceremonia de los Oscar se haya hecho un llamamiento al papa Francisco para que combata este flagelo debe verse como una señal positiva", sostiene. "Es que no es una película anti-católica", reconoce la columnista.

El diario vaticano lamenta sólo que el filme no mencione "la larga y tenaz lucha" contra la pedofilia dentro de la iglesia hecha por el cardenal Joseph Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y tras llegar en el 2005 al trono de Pedro como Benedicto XVI.Las denuncias de abuso sexual de menores y el posible encubrimiento de esos casos en Estados Unidos afectaron seriamente a toda la Iglesia Católica, sacudida desde el 2010 por los escándalos de pedofilia en Irlanda, Alemania y Reino Unido.