Ya es una marca registrada, como cada vez que pierde su equipo. Alberto Raimundi, el relator del MIG (Movimiento de Identidad Gimnasista) volvió a perder el control luego del agónico triunfo de Vélez en Liniers ante los de La Plata.
Sin embargo, esta vez, su blanco no fueron sus propios jugadores, como suele suceder, sino que el árbitro Fernando Echenique fue el destinatario de toda su ira. Y hasta Mariano Pavone, delantero de Vélez y ex Estudiantes, recibió un nuevo apodo por parte de Raimundi: "Pavote".

Escuchá el relato completo:

Relator gimnasia