El agresor identificado como Héctor Luis Retamal había intentado romper los vidrios del local comercial. Al frustrar el intento, regresó a incendiar el lugar. Chocó con un caballo y no tenía cobertura.
En medio de un ataque de furia y como para una segunda parte de "Relatos Salvajes", un cliente de una empresa de seguros roció con combustible y prendió fuego las oficinas de la compañía en Rincón de los Sauces, Neuquén. La empleada y los clientes que estaban dentro del inmueble salieron corriendo a la calle, mientras el individuo quemaba el lugar.

Por la tarde el hombre, que fue identificado como Luis Héctor Retamal, un operario petrolero de aproximadamente 55 años, se entregó en la comisaría y quedó detenido a la espera de lo que resuelva el juzgado interviniente.

Todo comenzó cuando ayer por la mañana el hombre protagonizó un accidente automovilístico a bordo de un Citroën C4, al chocar contra un caballo sobre la ruta del petróleo en la localidad neuquina.

Día de furia 2.jpg
Retamal fue con su auto siniestrado hasta las oficinas de la aseguradora Sancor y allí le informaron que la póliza contratada no le cubría el siniestro o sólo tenía cobertura parcial.

"Ante la respuesta, el hombre intentó romper los vidrios de la oficina pero no lo logró ya que son blíndex, por lo que me dijo que quemaría el lugar", contó una de las empleadas a una radio local.

Explicó que el hombre "a los pocos minutos regresó con un bidón de combustible y nos dijo que saliéramos porque prendería todo. Inmediatamente comenzó a rociar todo con nafta y lo prendió fuego".

Ante el asombro de decenas de testigos, el hombre cumplió su cometido y se fue rápidamente en su automóvil. El pirómano se entregó más tarde por su propia voluntad en la unidad policial 35 donde quedó detenido.