El Presidente encabezó este martes el acto que dio inicio al año parlamentario con un discurso que duró una hora y dos minutos. En una primera etapa aludió a la "herencia recibida", con una dura radiografía del país. Luego se refirió a sus proyectos: inflación, IVA, paquete anti narco y plan educativo.

Con un discurso que duró apenas poco más de una hora, el presidente Mauricio Macri dejó inauguró el 134° periodo de sesiones ordinarias del Congreso. Luego de un largo debate interno en la coalición gobernante Cambiemos, se impuso el sector que bregaba por realizar un balance sobre la llamada "herencia kirchnerista".

Interrupciones, equívocos, pocas propuestas de leyes, gritos de aliento desde el sector propio, carteles en las bancas de la oposición, represión a manifestantes de La Bancaria en las inmediaciones del Congreso y un muy magro acompañamiento popular marcaron la jornada.

Macri dedicó toda la primera etapa de su discurso a repasar la situación en que recibió el Estado para luego recién avanzar sobre algunas propuestas que deberá tratar el Congreso de cara al futuro.

"Lo primero que tenemos que hacer es reconocer que no estamos bien aunque nos duela"

En ese camino cargó contra el gobierno de Cristina Kirchner por el aumento del déficit fiscal, el incremento del empleo público, la presión tributaria, la falta de estadísticas confiables, la concentración de recursos de las provincias en manos del Estado nacional, la caída de las reservas en el BCRA, la delicada situación fiscal, la falta de incentivos a la inversión privada, la destrucción del sistema de defensa y un Estado incapaz de resolver "los problemas básicos de la gente".

"Lo primero que tenemos que hacer es reconocer que no estamos bien aunque nos duela, aunque cueste. Es la forma de poner el punto de partida en busca de ese horizonte que soñamos" aseguró el mandatario al tiempo que acusó al gobierno anterior de "haber mentido sistemáticamente borrando la línea entre la realidad y la fantasía".

Y advirtió que "más recursos no permitieron reducir los problemas estructurales de pobreza e indigencia".

"Más recursos no permitieron reducir los problemas estructurales de pobreza e indigencia"

"Podría seguir todo el día pero por respeto a ustedes aquí presentes y a los argentinos que nos están viendo voy a cortar acá" dijo luego del sucinto repaso por la "herencia kirchnerista" que se prolongó durante casi media hora y prometió: "me comprometo a publicar todos los datos área por área de lo que encontramos cuando asumimos".

En la segunda etapa de su discurso Macri repasó algunas de sus propuestas de campaña que buscará ahora impulsar a través de la labor parlamentaria. No hubo lugar para las sorpresas.

En ese sentido ratificó su vocación de implementar la educación obligatoria desde los 3 años y crear un instituto de evaluación educativa. Destacó además la necesidad de fomentar la "Innovación y transferencia tecnológica" y se comprometió a trabajar para que "en cuatro años hasta el pueblo más alejado tenga acceso a Internet".

"Me comprometo a que en cuatro años hasta el pueblo más alejado del país tenga acceso a Internet"

Refiriéndose en su discurso a "los que menos tienen", anunció "impulsar la devolución del IVA para los productos de la canasta básica y alimentaria" y en trabajar para que "al final de la gestión todos los niños reciban una asignación a la niñez", proyecto este último de Elisa Carrió.

Entre los ejes que marcó como fundamentales estuvieron su preocupación por "cambiar la tendencia en la lucha contra el narcotráfico" y "fortalecer la transparencia y los órganos de control" para lo que se promoverá "la rápida aprobación de la Ley de Acceso a la Información Pública"

En cuanto a la Justicia expuso la necesidad de una "reforma" para "fortalecer su independencia", entre otras cosas "regulando la subrogancia de jueces" y "reformulando el Consejo de la Magistratura", tras lo que pidió a los senadores presentes "avanzar en la designación de los jueces de la Corte suprema".

"Impulsaremos una ambiciosa reforma política: terminar con la boleta de papel y unificar el calendario electoral"

Como último punto destacó el que es uno de los objetivos del PRO desde hace años, el cambio en el mecanismo de votación: "Impulsaremos una ambiciosa reforma política: terminar con la boleta de papel y unificar el calendario electoral".