Un hombre, de 72 años, murió tras descompensarse minutos después de sufrir un violento robo en su casa de Quequén. Entre los tres delincuentes, reconoció a un familiar, que quedó detenido y tenía antecedentes penales.
El asalto ocurrió el domingo, cuando tres delincuentes armados y encapuchados, ingresaron a la casa de José Nicolisi, lo redujeron y se llevaron varias de sus pertenencias (televisores, dvd, un equipo de sonido y una pava eléctrica).

Tras llamar al 911, el hombre llegó a declarar ante la policía pero de inmediato se descompensó. Aunque fue trasladado en ambulancia al hospital Irurzun, falleció instantes después. Según informó el jefe distrital Ricardo Salvatierra, Nicolisi le confirmó a la policía haber reconocido a su nieto entre los ladrones, "por sus características físicas y su tiembre de voz".

Con la intervención del fiscal de turno y los datos aportados por la víctima, la policía logró detener -en un baldio cercano- a un delincuente. Se trataba de Leonardo Lardapide, nieto de Nicolisi, de 20 años, según el portal 0223.

En ese predio, ocultos entre los pastizales, los efectivos consiguieron recuperar parte del botín sustraído y ya en horas de la medianoche dieron con otro de los delincuentes, Carlos Fernández (23).

La búsqueda del tercer ladrón continuó por una hora más hasta que la policía logró dar con Nahuel Fernández (20), hermano de Carlos.

La otra parte del botín había quedado tirada en el patio trasero de la vivienda de Nicolisi, luego de que los hermanos Fernández decidieran descartárselo. Tras la audiencia de declaración indagatoria la justicia dispuso que ambos sujetos quedaran en libertad.

En relación a Leonardo Lardapide, que presentaba antecedentes penales al momento de su detención, quedó alojado en la seccional segunda a disposición del Juzgado de Garantías y de la Fiscalía Nº30, a cargo de Roberto Mirada.