La mujer del narcotraficante asegura que en la prisión no dejan descansar a su marido para así matarlo.
Enma Coronel decidió encabezar la defensa mediática de su marido desde que fue detenido por segunda vez. La esposa del narco denunció en una entrevista que "las autoridades no permiten dormir ni descansar a mi marido".

Coronel realizó estas declaraciones tras visitar el sábado pasado en el penal del Altiplano al narco durante 20 minutos. "Está demacrado, muy delgado. Me manifestaba que se siente muy mal". "¿Buscan matarlo?", le preguntó el periodista. "Por supuesto, están jugando con su salud", responde ella.

Según la versión de la esposa, "le han quitado sus medicamentos y sólo le han dado una pastilla para dormir, lo que podría derivar en un infarto o derrame cerebral".

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales Heredia, por su parte, aseguró que "no se ha cometido ninguna violación de los derechos del líder del Cartel de Sinaloa" y aseguró que "estamos en plena disposición de que las medidas tomadas sean revisadas de acuerdo a las directrices internacionales.

"Insisto en que es una persona que debe estar por la naturaleza de sus acciones precedentes sujeta a medidas especiales de seguridad", explicó el Jefe de las Fuerzas de Seguridad mexicanas. "La pregunta consecuente es ¿debe estar una persona que se fugó en dos ocasiones de penales de alta seguridad sujeta a medidas especiales de vigilancia? La respuesta por sentido común es sí, sí debe estar sujeta a medidas especiales de vigilancia", dijo Sales.

Las medidas de las que habla el comisionado son: pasar lista cada cuatro horas durante la noche; tener una persona permanente vigilándolo en la puerta de la celda; cámaras de vigilancia las 24 horas; supervisión de sus alimentos para evitar que puedan ser alterados..."No hay violación a los derechos humanos de esta persona en ninguna forma. Está durmiendo perfectamente, no hay ninguna violación a sus derechos fundamentales", aseguró el comisionado.