Al hablar ante el Parlamento provincial, la gobernadora destacó que su gestión "resolvió el conflicto de Cresta Roja" y logró dar inicio en tiempo y forma del ciclo lectivo de 2016. "Empezamos a ordenar las cuentas de una provincia quebrada", aseguró a la vez que reclamó "un compromiso de la Justicia" para combatir la inseguridad. "Hoy la Provincia duele", resumió.

En el marco de la apertura de las sesiones ordinarias en la Legislatura bonaerense, la gobernadora María Eugenia Vidal reiteró que se encontró con "una provincia quebrada" y aseguró que en sus 80 días de gobierno tuvo que enfrentar "situaciones difíciles".

Maria Eugenia Vidal Sesiones Extraordinarias.jpg
"Quiero a esta provincia, quiero a los bonaerenses y quiero para mis hijos la mejor provincia posible. Hoy la provincia me duele, me duele que la mitad de los vecinos no tenga agua potable ni cloacas", expresó la mandataria provincial.
Embed
Y agregó: "Nos duele tener hospitales en riesgo de demolición y que de los 77 hospitales provinciales, 53 requieran inversiones millonarias para ponerse de pie".

Embed
Ante los legisladores bonaerenses, Vidal resaltó: "No estoy acá para construir una candidatura, ni para hacerme rica, ni para construir lo que no se puede ver".

No estoy acá para construir una candidatura


En otro orden, la gobernadora dijo que encontró una provincia de Buenos Aires "que sólo tenía un 3% del presupuesto en capacidad de inversión, la más baja entre todas las provincias y una deuda documentada de 122.000 millones de pesos".

"También encontramos otra deuda no reconocida de aproximadamente 59.000 millones más con IOMA, el Banco Provincia y el Instituto de Previsión Social. Ese dinero tendría que haber estado al servicio de una mejor obra social, de un banco que pueda dar créditos para la vivienda o la producción y garantizar una jubilación digna a los bonaerenses", detalló.

Embed
En otro tramo de su discurso, la titular del Ejecutivo provincial anunció que en los próximos cuatro años "vamos a poner en marcha cinco corredores de Metrobus" en la Provincia y explicó que esta obra que "se hará en equipo con el gobierno nacional" y unirá la Ciudad de Buenos Aires con municipios del conurbano provincial.

Maria Eugenia Vidal Sesiones Extraordinarias.jpg

Al finalizar su discurso, volvió a pedir que "no" la "dejen sola" y señaló que "la esperanza no es un partido, una persona o una elección", sino que ese sentimiento está constituido por "todos".

"Cuando me vean en un hospital público de sorpresa, o en la casa de un vecino, o en la inauguración de una obra, sepan que vamos a estar pensando en cada uno de ustedes", remarcó, en un mensaje a los bonaerenses con el que cerró su discurso de inauguración del período legislativo.

Por eso, Vidal pidió "demostrarles a nuestros hijos que esto no es lo que nos tocó", tras lo cual concluyó: "Yo no los voy a dejar".