La Justicia de Pensilvania revisó un informe donde constan decenas de abusos cometidos por unos 50 religiosos a lo largo de 40 años en una diócesis.
La Justicia de Pensilvania, en los Estados Unidos, divulgó este martes un informe donde consta que dos obispos de la diócesis Altoona-Johnstown fueron acusados de encubrir a unos 50 sacerdotes que abusaron de decenas de niños durante un lapso de 40 años.

El documento de 147 páginas fue publicado por la Fiscalía de Pensilvania en el marco de la investigación por encubrimiento iniciada contra dos ex titulares de la diócesis, James Hogan (líder desde 1966 a 1986) y Joseph Adamec, quien encabezó el distrito de 1987 a 2011.

Adamec y Hogan, quien falleció en 2005, habrían encubierto numerosos casos de pedofilia perpetrados por sacerdotes. El informe da cuenta de cómo la mayoría de las investigaciones policiales iniciadas por denuncias durante esos años quedaron truncas por motivos no específicos.

Entre los casos detallados se encuentra el de Joseph Gaborek, de más de 70 años, quien fue destinado a principios de la década de 1980 a las parroquias de St. Michael's Church (en el distrito de West Salisbury) y St. Mary's Church (en el de Pocahontas), ambos en Pensilvania.

Una de las víctimas de Gaborek fue un joven de 16 años que denunció al sacerdote tras ser violado, pero la Policía detuvo la investigación del caso a pedido de Hogan, quien aseguró que el religioso recibiría tratamiento psicológico.

Sin embargo, Gaborek nunca recibió dicho tratamiento, sino que fue reasignado al poco tiempo a otra parroquia.

La mayoría de los casos detallados en el documento de la Fiscalía de Pensilvania no pueden ser resueltos en la actualidad ya sea porque prescribieron, porque los religiosos en cuestión fallecieron o porque las víctimas están demasiado traumatizadas para revelar sus testimonios.

El informe está basado en 115.042 documentos recopilados a lo largo de dos años. La mayoría de los nombres de sacerdotes denunciados por pedofilia se encontraban en un "archivo secreto" de la diócesis cuya llave tenía sólo el obispo, y al que la Justicia de Pensilvania tuvo acceso en agosto del año pasado.

La acusación contra Hogan y Adamec llega dos días después de que el film "Spotlight", que trata sobre la investigación del Boston Globe de los abusos sexuales de religiosos católicos a niños, recibiera el Oscar a mejor película.

El film fue considerado "emocionante" pero no "anti católico" porque "da voz al horror y al dolor profundo de los fieles", según el diario vaticano "L'Osservatore romano".