Alejo Santander
Alejo Santander
Un libro peruano compila notas, mensajes y mails de golpeadores pidiendo perdón, una oportunidad y cuál fue el final de esas historias. Una de las creadoras del proyecto le contó a minutouno.com cómo es trabajar con mujeres que quieren a esos hombres.
Son pedidos de amor sistemáticos, quirúrgicos; falsos. Mensajes enviados a través de una nota escrita a mano, de un correo electrónico o de un mensaje de texto como el que un día recibió Marta: "Nuestro hijo va a ser muy feliz", apenas unas semanas antes de que una nueva paliza le hiciera perder el embarazo.

Marta.jpg
El último fin de semana la noticia de que Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22), dos mendocinas que estaban de vacaciones en Ecuador habían sido encontradas asesinadas en una playa de Montañita, se llevó la atención de todos. El hecho policial puso una vez más en la agenda la violencia de género y los ataques de hombres a mujeres.

La autopsia reveló que las argentinas "fueron asesinadas con saña", algunos opinaron que "dos mujeres no deberían andar solas", otros respondieron que "dos mujeres no deberían ser asesinadas", pero ¿qué pasa cuando los que lastiman son los mismos que les dicen que las quieren?

NO TE MUERAS POR MÍ

Nelly María Canción es fundadora y presidenta de la ONG peruana Vida Mujer y desde hace 15 años trabaja con chicas víctimas de novios, maridos o parejas que las agreden verbal y físicamente.
"Aparecieron cartas y empezamos a juntarlas y a preguntarnos por qué no publicarlas"
Desde Lima Nelly habló con minutouno.com sobre su trabajo y también sobre "No te mueras por mí", el libro que muestra las dos caras de estos amores bipolares.

"Esto salió muy espontáneo, nosotros pensamos terapias grupales e individuales con mujeres expuestas a violencia. Ellas mostraban lo que los agresores les hacían, a veces se iban confiadas y regresaban tristes y avergonzadas, por que volvían a esas relaciones", cuenta Nelly.

"Entonces aparecieron cartas y empezamos a juntarlas y a preguntarnos por qué no publicarlas", deja saber sobre los orígenes del proyecto, que tardó 6 años en convertirse en un libro.

no te mueras.jpg
El problema principal suele ser el mismo: mujeres que a pesar de todo -golpes, moretones, parálisis, abusos, internaciones- no quieren dejar a sus parejas. "La intención no es invalidar decisiones, sabemos que está mal, pero no podemos invalidar la decisión", explica Nelly sobre su trabajo y hace alusión a una constante: "ellas no quieren dejarlos, quieren que cambien".

"No te mueras por mí", libro que publicaron hace apenas cuatro meses, prologado por el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, disponible en dos idiomas y con una versión impresa en Perú y exportada a México, empieza con cartas, mensajes y correos que hablan de amor, prometen cambios y juran arrepentimiento. En la última, los finales de esos 25 testimonios reales, hablan de embarazos perdidos, mujeres que terminan cuadriplégicas o en coma.

"El grupo definitivamente tiene caídas, y uno como profesional también, porque uno apuesta por ellas", comparte Nelly y recuerda a Raquel, que tras volver dos o tres veces con su pareja, a cinco semanas de una carta de él que empezaba con un "mi amor" y terminaba con un "Perdón", grande, de puño y letra, murió tras la última demostración de cariño.

"Por defender a veces soy muy arriesgada y eso me ha comprometido a mí y a mi familia, eso hace que me haya expuesto", admite, aunque se apura a aclarar que sin embargo esa no es la parte más difícil de su trabajo: "Lo más difícil es cuando ves que una mujer se te va", a veces por un tiempo, dice, a veces para siempre.

raquel.jpg

charo.jpg

lisset.jpg

brenda.jpg

carla.jpg