Con esa frase el Sumo Pontífice recibió en el Vaticano al presidente Mauricio Macri y a la primera dama. "Como en las otras ocasiones fue muy afectuoso, siempre registrando al otro", aseguró la empresaria.
La empresaria y primera dama, Juliana Awada, dio detalles del encuentro con el papa Francisco en el Vaticano y reveló una curiosa recriminación que le realizó cuando la vio. "Le falta algo en sus brazos, no trajeron a Antonia", exclamó el sumo pontífice.

En una entrevista a la revista Caras, Awada aseguró que en esta ocasión la visita tenía "un significado especial" porque ahora su esposo iba en calidad de Presidente. "Es cierto que ya hemos estado otras dos veces con él, tanto cuando asumió como en una visita posterior que fuimos con Antonia, pero siempre uno tiene la conciencia de estar viviendo algo único histórico", explicó.

Y agregó: "Era el encuentro del Papa argentino con todos los argentinos representados por Mauricio. Inclusive la llegada al Vaticano fue distinta, llegamos en un auto con las banderas argentinas flameando al circular, ahí sentimos plenamente la responsabilidad de ser quienes traemos la voz de todos nuestros conciudadanos".

La empresaria, que lució un tapado de Chanel con flores en brocato laminado en el ruedo, contó que nadie la aconsejó a la hora de armar su vestuario y que fue ella quien eligió la vestimenta. "Averigüe cuál es el protocolo de visitas al Vaticano y sobre eso decidí ponerme algo acorde a ello y muy simple", confesó.

Además, contó que el Papa le obsequió dos rosarios bendecidos por él: uno para ella y otro para su hija. "Dígale a Antonia que éste es un rosario especial de mi parte", le dijo Francisco.