El director del FBI, James Comey, reconoció ante una comisión del Congreso de Estados Unidos que su personal bloqueó el iPhone de uno de los terroristas de San Bernardino cuando, después del atentado, restableció la contraseña del dispositivo para el servicio de almacenamiento en la nube iCloud.
"Se cometió un error en las primeras 24 horas tras el ataque", admitió Comey en una vista parlamentaria sobre los intentos del Gobierno de que Apple le abra el teléfono del terrorista.

Comey compareció ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos junto con el principal asesor legal de Apple, Bruce Sewell, para hablar sobre privacidad y seguridad.

El FBI quiere que Apple diseñe un software que ayudaría a desactivar la seguridad en el iPhone de uno de los autores del tiroteo de diciembre pasado en la ciudad californiana de San Bernardino, que dejó 14 muertos y 22 heridos, en un caso que se investiga como terrorismo.

Apple se niega a acceder a la petición del Gobierno y aduce que lo que pide el FBI debilitaría la seguridad de todos los teléfonos.

Comey reconoció que se cometió un "error" en las 24 horas posteriores al ataque en San Bernardino, lo que eliminó la posibilidad de que se realizase una copia automática de seguridad en la nube (iCloud) de los datos almacenados en el teléfono.

Comey precisó que la copia automática de seguridad no les habría permitido obtener toda la información que los investigadores quieren lograr del teléfono.

El responsable del FBI reconoció también que si la agencia gana el pulso contra Apple en los tribunales se establecería un precedente que podría usarse en otros casos.

Comey no especificó a cuántos teléfonos querrían acceder e indicó, simplemente, que hay "un montón" de dispositivos que tienen información que necesitan los agentes del orden.

Equiparó, por lo demás, la encriptación impenetrable de los dispositivos de Apple a un "vicioso perro guardián" que dificulta la labor del FBI en su lucha antiterrorista y contra criminales.

Un juez de Nueva York se negó el lunes a obligar a Apple a desbloquear un iPhone en un caso de narcotráfico abierto en los tribunales del distrito de Brooklyn.

"Después de recibir los hechos y los argumentos de las partes, concluyo que ninguno de estos factores justifica imponer a Apple la obligación de asistir a la investigación del Gobierno contra su voluntad. Por ello, niego la moción", dice la sentencia.