La iniciativa, que funciona bajo la premisa "La comida no se tira", fue instrumentada en Tucumán. En un refrigerador ubicado cerca de restaurantes y locales de comidas, se guardan debidamente empaquetados los alimentos no consumidos para que se lo lleven quienes lo necesitan.

Luego de ver cómo la gente buscaba comida entre la basura, tres amigos decidieron darle una mano a quienes no tienen para comer. Es por ello que decidieron crear una "heladera social", en la que los dueños de las casas de comida pueden dejar los alimentos no consumidos a aquellos que ni siquiera pudieron probar algo durante el día.

"La comida no se tira" y "Retirá libremente lo que necesites"
son las premisas de este proyecto tucumano creado por Fernando Ríos Kissner, Luis Pondal y Daniela Viñas.

"Era tremenda la cantidad de comida que se tiraba. No podíamos resolver qué es lo que íbamos a hacer con esto que pasaba. Al principio parecía un problema por todos los cuidados que hay que tener con la comida, pero realmente prefería que me clausuren y me cierren la heladera antes que hacerme el tonto y mirar para otro lado con toda la pobreza y la desnutrición que hay en la provincia", confesó Fernando.

Embed
Ante esta iniciativa, el cocinero tucumano Luciano Vallejo se ofreció a preparar comida para mantener la heladera con algo dentro siempre. Además, los bares y panaderías se comprometieron a llevar sus excedentes sin ningún interés.

Cada comida está etiquetada con el nombre y la fecha de elaboración. "La heladera está abierta desde las 9 hasta las 12 de la noche y es administrada por todo el personal de Muña Muña (el local donde trabaja), que se encarga de reponer y sacar los alimentos, que hasta la hora del cierre no fueron levantados", explica Ríos.

¿Qué hacés con la comida que t...
Esta solidaria iniciativa y llegó a dos provincias del norte: Salta y Jujuy. Asimismo, su creador recibió llamados de Capital Federal, La Rioja, Tandil, Chaco y Córdoba para obtener más explicaciones sobre la máquina.

"No hay un prototipo de persona elegido para que pueda abrir la heladera, es libre. Este proyecto nació y está regido por la confianza, el sentido común y la buena intención. La gente está orgullosa de que esto se haya organizado aquí, en Tucumán", contó.