El pasado lunes un horror sacudió no solo a Rusia, sino a todo el mundo. Guiulchejra Bobokulova es sospechosa de haber decapitado a una nena de 4 años. La mujer además se paseó por la estación de subte Oktyabrskoe Pole, al norte de Moscú, Rusia, con la cabeza en la mano. Según los reportes, la mujer gritaba "Allahu Akbar" ("Dios es grande" en árabe) y amenazaba con inmolarse.
Ahora la Corte de Moscú dictó prisión preventiva para la mujer, ciudadana de Uzbekistán, sospechosa de haber cometido el brutal asesinato.

"Estoy de acuerdo. No tengo nada en contra" (de la detención), dijo la mujer en relación a la medida preventiva dictaminada contra ella después que asintió cuando le preguntaron si se declaraba culpable.

Periodistas, según informa el medio ruso TASS, le preguntaron por qué lo había hecho y ella respondió que fue "una orden de Alá".

"Puedo decirles una cosa. Los parientes están shockeados con el cruel asesinato, pero no están sorprendidos. Ellos saben bien por qué lo hizo. Hay una explicación: esquizofrenia", le dijo una fuente al MailOnline.

Una fuente policial confirmó la versión ya que dijo que la mujer había sido registrada en una clínica psiquiátrica en Uzbekistán.

Mujer con cabeza de niña2