Durante el encuentro entre Houston Rockets y New Orleans Pelicans (triunfo de los primeros por 100-95), dos fanáticas locales hicieron de todo para desviar la atención de los rivales. Pero no lo consiguieron.