El hombre le tuvo que hacer frente al reptil que retozaba en el jardín de una casa en Florida, y alguien estuvo ahí para capturar el momento en que el animal fue desalojado.
Una pareja de Florida, en los Estados Unidos, tuvo que desalojar de su propiedad a un invitado muy poco cordial: un cocodrilo de 2,7 metros que se había instalado en el fondo de su pileta.

Craig Lear, de 38 años, pensó que una pelota de golf había caído en la pileta de su casa, que está ubicada en un campo de golf de Lakeland, Florida, pero cuando se acercó a sacar el diminuto proyectil se encontró con que las burbujas que veía en la superficie del agua correspondían a la respiración del cocodrilo.

Embed
9-Foot Alligator Caught in Florida Family's Pool

Incredible video shows a 9-foot alligator caught in Florida family's swimming pool: "That's a big one!"

Posted by ABC News on miércoles, 2 de marzo de 2016
Lear y su mujer, Laura, se aseguraron que su hijo y sus tres gatos estuvieran a salvo y luego llamaron a las autoridades estatales correspondientes, en cuyo nombre acudió Scott Barbon, un experto en cocodrilos, informó el sitio ABC.