El procesado habría realizado la amenaza pidiendo poder ver a su familia. "Voy a terminar muerto. Si no me dejan ver a mi beba de dos meses y a mi familia, me voy a prender fuego", dijo Schillaci.
El procesado por el Triple Crimen quien fue recapturado el pasado mes de enero, se encuentra recluido en la cárcel de Ezeiza y pide ver a su familia.

Schillaci le habría dicho a un portal de noticias: "Estoy desesperado. Les aviso: esto termina mal. Voy a terminar muerto. Si no me dejan ver a mi beba de dos meses y a mi familia, me voy a prender fuego".

Después de que anunciara que se prendería fuego, por su seguridad, fue derivado al Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma), dentro de cárcel de máxima seguridad de Ezeiza, donde será evaluado por psicólogos y psiquiátricas. Según informaron personal del del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

"La decisión de derivar al recluso al Prisma se tomó por su seguridad, no como castigo.
Será evaluado por profesionales de la salud para determinar si está fabulando o si en realidad se puede hacer daño", dijeron las fuentes consultadas. En el Prisma está los presos declarados inimputables y también los detenidos que requieren algún tipo de atención a su salud mental.

Hace 72 horas a Schillaci le habían secuestrado un cuaderno marca Gloria de 80 con hojas cuadriculadas. "Trece hojas tenían bosquejos de lo que podría ser el plano de una edificación", dijo a la Nación una calificada fuente de la investigación.

Según las fuentes oficiales no es el primer incidente con Schillaci, que ya fue advertido por tapar las cámaras de seguridad. "Prueba cuánto tiempo tarda el personal en advertir lo de la cámara", agregaron los informantes.