Pareciera que Donald Trump no tiene límites y cada vez que sale a dar declaraciones se entierra más. Esta vez durante el debate Republicano, que era transmitido en vivo a través de Fox News, aseguró "no hay problema" con su pene.
Todo fue porque Marco Rubio, quien pelea en las internas del Partido Republicano contra Trump, hizo una broma en relación a las manos del empresario. "Él siempre me está llamando 'pequeño Marco'. Voy a admitir que él es más alto que yo. Él mide como 1.86, por lo que no entiendo por qué sus manos son del tamaño de una persona de 1.58", dijo Rubio en Virginia el domingo y agregó: "¿Saben lo que dicen de los hombres con manos pequeñas? No se puede confiar en ellos".

Trump no podía quedarse callado y el pasado jueves le respondió durante el debate: "Fíjense en las manos, ¿son manos pequeñas? Él se refirió a mis manos como un 'si son pequeñas, algo más debe ser pequeño'. Te garantizo que no hay problema con eso. Te lo garantizo".

trump pene