Ocurrió en la pequeña localidad santafesina de Bernardo de Irigoyen. Eran al menos seis delincuentes, quienes se robaron unos 260 mil pesos. Uno de ellos recibió cuatro disparos y murió.
Una banda armada copó este viernes la pequeña localidad santafesina de Bernardo de Irigoyen, donde irrumpió en la comisaría y redujo a los policías y luego asaltó la intendencia, la sucursal local del banco de Santa Fe, la del Correo Argentino y el despacho del Juez Comunitario.

Fuentes judiciales y policiales informaron que el hecho se inició cerca de las 9.30 en esa localidad rural ubicada a 97 kilómetros al noroeste de Rosario, de donde al menos seis delincuentes robaron unos 250.000 pesos, aunque dos de ellos fueron detenidos.

El raid comenzó con el copamiento de la comisaría, donde los delincuentes irrumpieron y sorprendieron los policías de guardia, a quienes redujeron y encerraron en los calabozos.

Luego, la banda se trasladó a la sede municipal local, donde amenazó a los empleados y al Jefe Comunal Jorge Raúl Carcavilla, a quien le aplicaron un golpe con la culata de un arma.

Tras ello, los asaltantes redujeron a la tesorera y robaron el dinero que había en las cajas recaudadoras de servicios e impuestos.

Posteriormente se dirigieron a la sucursal del Banco de Santa Fe y a la sucursal del Correo Argentino, donde también redujeron a los empleados y robaron el dinero de las cajas.

Finalmente, los delincuentes asaltaron el despacho del Juez Comunitario de esa localidad de unos dos mil habitantes, Raúl Bonancea.

"Se llevaron mi billetera y me dijeron 'somos de Villa María, Córdoba, con vos no hay nada y me encerraron en el baño", relató el juez a radio 2 Rosario.

Para Bonancea "la banda tenía otro fin, porque hoy en la sucursal del Correo cobran los jubilados pero al momento en que irrumpieron aún no había llegado el camión de caudales con aproximadamente un millón de pesos, que para mí era el objetivo".

Los delincuentes se apoderaron de aproximadamente 250 mil pesos y emprendieron la huida en dos autos, dijeron a Télam los informantes.

Pero en la huida uno de los vehículos de la banda fue detectado por la policía, que inició una persecución en la que también se produjo un tiroteo.

A la altura del kilómetro 419 de la ruta nacional 11, el auto de los delincuentes volcó, momento en el que fue detenido y otro murió tras recibir cuatro disparos.

Más tarde, la policía continuaba con los rastrillajes para dar con el resto de la banda, que aún está prófuga.