El gobernante Partido de los Trabajadores llamó a la militancia a permanecer alerta ante lo que consideró "un nuevo e indigno capítulo en la escalada golpista que busca desestabilizar al gobierno" brasileño.
El gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil tildó este viernes de "política, mediática y policialesca'" la acción policial en la que fue conducido a declarar, de manera coercitiva, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por presuntos nexos con el escándalo de corrupción en Petrobras.

"Estamos llamando a la militancia, en este momento grave en que se monta una operación política, un espectáculo mediático en torno al (ex) presidente Lula y su familia, para que todos los directorios (del partido) en sus estados entren en vigilia aguardando el desenlace del testimonio del (ex) presidente (...)", dijo el presidente nacional del PT, Rui Falcao, a través de un video divulgado en la página web de la fuerza política. Agregó que el operativo fue realizado "sin ninguna necesidad", puesto que "todas las veces que el (ex) presidente Lula fue convocado a declarar, lo hizo".

"Entonces, es un espectáculo político que muestra el verdadero carácter de esta operación: no se trata de combatir la corrupción, sino simplemente de alcanzar al PT, al (ex) presidente Lula y al Gobierno de la presidenta Dilma (Rousseff)" concluyó Falcão.

"Estamos llamando a la militancia en este momento grave en que se monta una operación política"

"Se trata de un nuevo e indigno capítulo en la escalada golpista que busca desestabilizar al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, criminalizar al Partido de los Trabajadores y combatir al principal líder del pueblo brasileño", afirmó Falcao luego en un comunicado.

El presidente del PT arremetió contra los "sectores de la policía y del poder judicial" que dirigen "una operación destinada a cambiar el resultado de las urnas", con el apoyo de "los grupos de comunicación y de la oposición de derechas".

Falcao señaló que las "investigaciones selectivas" y los "atropellos de garantías individuales" evidencian que "la nación sangra con la construcción de un régimen de excepción y arbitrario", el cual, a su juicio, está comandado por "sectores conservadores".

"Se trata de un nuevo e indigno capítulo en la escalada golpista que busca desestabilizar al gobierno de Rousseff"

"Estos mismos grupos reaccionarios, en el pasado, recurrían a los cuarteles", dijo Falcao, en referencia a los militares, que en 1964 establecieron una dictadura en el país que duró 21 años.

El dirigente del PT afirmó que esos "grupos conservadores" alistan "enemigos de la democracia, en los tribunales, en el Ministerio Público y en la Policía Federal", "estimulados y protegidos por la prensa monopolista".

Para Falcao, Lula es el principal objetivo de quien "no acepta el proceso de transformación" iniciado en 2003, cuando el PT llegó al poder, y "marcado por el cambio de vida y el creciente protagonismo de los trabajadores de la ciudad y del campo".

"Estos mismos grupos reaccionarios en el pasado recurrían a los cuarteles"

En esa línea, Falcao convocó a la militancia para defender el "sistema democrático", la soberanía popular y a Lula, a quien consideró "el hijo más ilustre" de Brasil.

Por su lado, en su perfil de Twitter, el PT publicó el hashtag #Lulaprisioneropolítico, mientras militantes de la agrupación oficialista y de la Central Única de los Trabajadores (CUT) se trasladaron a su departamento, donde chocaron con activistas opositores.

Además el PT publicó los hashtag #EstamostodosconLula y #elpuebloconLula.

El ex presidente fue llevado este viernes a declarar por su supuesta implicación en la trama de corrupción de Petrobras, pero fue liberado horas más tarde y se trasladó a la sede del PT en San Pablo, donde se ha reunido con dirigentes de la formación.