Son alrededor de una docena de bonistas que todavía no alcanzaron un acuerdo con el gobierno argentino y que habían requerido al juez Thomas Griesa que les otorgara un plazo adicional de 30 días para continuar con las negociaciones. El juez neoyorquino se los negó.
Un grupo de acreedores argentinos apeló este viernes la decisión del juez de Nueva York, Thomas Griesa, de levantar restricciones a su país en el litigio por la deuda en default desde 2001, sumándose a fondos especulativos que hicieron lo mismo.

Pablo Varela y una docena más de querellantes presentaron la apelación por escrito, según un documento presentado en uno de los expedientes que se tramita en los tribunales federales de Manhattan.

Estos acreedores aún no han llegado a un acuerdo con Argentina y en un audiencia el pasado martes habían pedido al juez que otorgase un plazo adicional de 30 días para que continuasen las negociaciones, lo que les fue denegado.

El jueves, los fondos especulativos NML Capital y Aurelius, que sí alcanzaron un preacuerdo con Argentina para cobrar 4.653 millones de dólares y poner fin al litigio, fueron los primeros en apelar la resolución de Griesa.

El magistrado levantó el miércoles bajo condiciones sus medidas contra Argentina, tras un pedido del gobierno de Mauricio Macri con el objetivo de facilitar que el país avance en su oferta dirigida a cerrar el juicio.

En su orden, el juez exigió que Argentina derogue dos leyes que impiden un acuerdo con los fondos querellantes que no aceptaron sus canjes de deuda de 2005 y 2010 y que pague a los acreedores que hayan aceptado su oferta hasta el 29 de febrero.