Se establecieron nuevamente en la avenida Avellaneda, pese al enfrentamiento que tuvieron el viernes con efectivos de la Policía Federal que fueron a desalojarlos.

Los manteros volvieron a montar este sábado sus puestos en la avenida Avellaneda, en el barrio porteño de Flores, pese al enfrentamiento que tuvieron ayer con efectivos de la Policía Federal a quienes acusaron de impedirles trabajar.

Cerca de las 8 algunos los puesteros comenzaron a establecerse a lo largo de la avenida Avellaneda, con epicentro en el cruce con la calle Campana, lugar donde ayer los uniformados se presentaron con seis camiones hidrantes y escudos para liberar un corte total al tránsito realizado en protesta por un presunto desalojo.
manteros_vocera.avi
El vocero de la asociación Vendedores Libres, Omar Guaraz, ya había adelantado a la agencia Télam que la asamblea decidió que el sábado "se volverá a trabajar como todos los días" y argumentó que decidieron replegarse del corte "para evitar la represión".
Los manifestantes denunciaron ayer que nos lo dejaron vender la mercadería, mientras que voceros de la fuerza policial informaron que se presentaron en el lugar por la protesta posterior y no en forma previa para desalojar a los puesteros.
"Se acercaron efectivos de la Policía Federal y le dijeron a cada uno de los manteros que levantaran sus pertenencias porque había una orden de no dejarlos instalarse", sostuvo Guaraz.
Y continuó: "Ante esta situación, los trabajadores decidieron realizar un corte sobre la calle Avellaneda para exigir una respuesta".
"No queremos que venga un funcionario y nos dé una palmada, como ya pasó con otros manteros desalojados en Caballito, Belgrano y otro sector de Flores, sino que esperamos soluciones reales", sostuvo.
Por su parte, voceros de la Policía Federal desmintieron que haya habido un operativo previo y afirmaron que se presentaron en el lugar a partir del corte de calle.