Tras recibir muchas críticas por su falta de reflejos, el muchacho reveló cómo llegó a aparecer por mera casualidad en la imagen de una escena pocas veces registrada.
Greg Armfield, el fotógrafo que quedó retratado en la imagen de dos rinocerontes en pleno acto sexual en un parque nacional de Kenia, contó los pormenores que lo llevaron a quedar en medio de una instantánea -y de un torbellino viral- que dio la vuelta al mundo.

"Hasta la gente de mi oficina me preguntó: 'Greg, ¿realmente se te pasó por algo eso?'", escribió Armfield en el sitio The Guardian esta semana. Pero el hombre trabaja hace años para la organización World Wide Fund for Nature, por lo que no era la primera vez que veía esa escena.

"Nos encontramos con esos rinocerontes a las 7 de la mañana durante nuestro primer día en el Parque Nacional de Nairobi. Es muy raro ver a dos ejemplares aparearse. Nos pusimos a unos 35 metros de distancia. Los guardaparques conocen el comportamiento de estos animales y saben que no nos iban a atacar en ese momento. Después de 45 minutos pensamos: 'Ok, ¿y ahora qué hacemos?', y me puse a sacarle fotos a los guardaparques", relató Armfield.

La imagen de dos rinocerontes en pleno acto sexual puede ser considerada una de las rarezas más difíciles de retratar, pero el trabajo de Armfield ese día de noviembre de 2015 era fotografiar a Harrison Njoroge Kamande, el jefe de la patrulla que cuida a esos animales en el Parque Nacional de Nairobi.

El fotógrafo tuvo que esperar a que bajara la excitación de sus seguidores de Facebook para explicar por qué su cámara apuntaba a otro lado mientras dos rinocerontes negros se apareaban en el Parque Nacional de Nairobi, ubicado a las afueras de Nairobi, la capital de Kenia.

Embed