Los especialistas hallaron un ejemplar adorable a unos 4 mil metros de profundidad en el Pacífico, una rareza digna de admiración, y de un poco de ternura.
Un grupo de científicos descubrió esta semana una nueva especie de pulpo que fue bautizada como "Casper", o "Gasparín" debido a su color blanquecino y casi transparente. El pequeño animal habita en las profundidades del océano Pacífico, relativamente cerca de Hawaii.

El vehículo teledirigido del barco Okeanos Explorer, Deep Discover, había sido sumergida en las aguas del Pacífico para investigar el suelo debajo de Hawaii, pero en vez apareció un invitado muy especial.

Apareció Casper, el pulpo fantasma (amistoso)
El hallazgo se produjo el 27 de febrero pasado a 4 mil metros de profundidad cerca de la costa de la isla Necker, en las Islas Vírgenes Británicas, informó el sitio de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de los Estados Unidos.

"Mientras que el Deep Discover cruzaba una zona rocosa plana con sedimentos a 4.290 metros de profundidad, encontró un pequeño pulpo sobre una roca lisa. El aspecto de este animal difiere de todo lo publicado hasta la fecha y es la observación más profunda jamás realizada de esta especie de cefalópodo", explicó Michael Vecchione.

Embed
Casper no tiene células de pigmento, llamadas cromatóforos, típicos de los cefalópodos, y no parece muy musculoso, lo que le da el aspecto de fantasma que le dio su nombre. El animalito tiene otra particularidad: sólo posee una fila de ventosas en cada tentáculo, al contrario de los otros pulpos, que tienen dos.