En Bernardo de Irigoyen les dieron descanso a los dos policías que fueron abordados por los asaltantes y fueron reemplazados por otros dos. No hubo modificaciones mientras buscan a los tres prófugos, quienes serían de Buenos Aires al igual que el fallecido, precisaron a minutouno.com
El viernes pasado un golpe comando perpetrado por cuatro delincuentes sacudió la tranquilidad del pueblo santafesino Bernardo de Irigoyen, donde en tan solo 20 minutos ingresaron a un edifico del que se robaron armas y chalecos antibalas de la comisaría 9na., 260 mil pesos del Juzgado de Paz que encabeza el doctor Raúl Bonancea, y otra importante suma de dinero entre la comuna y una oficina de Correo Argentino.

A pesar del copamiento, la Jefatura policial de Santa Fe no dispuso que se extremen las medidas de seguridad ni que se refuerce con más personal la seccional policial, según pudo confirmar minutouno.com por medio de voceros policiales.

En ese sentido, tanto al comisario como a su ayudante, quienes eran los únicos que se encontraban en la dependencia cuando fueron sorprendidos y encerrados por los asaltantes en un calabozo junto a un padre y su hija que en ese momento radicaban una denuncia, recibieron un franco debido al mal momento que tuvieron que vivir el viernes -les apuntaron en la cabeza y les quitaron sus armas calibre 9 milímetros reglamentarias- y en su lugar enviaron a un uniformado de un pueblo vecino.

"No reforzaron la seguridad. El sábado vino un policía de un pueblo vecino y por la noche se sumó otro para mantener la vigilancia con dos hombres. Ya este domingo regresaban los dos policías que el sábado estuvieron de franco. Acá siempre hubo dos efectivos, porque este es un pueblo chico", sostuvo la fuente consultada por este portal, que consideró que los ladrones "quizá sabían de la cantidad de policías que siempre hay" en Bernarod de Irigoyen.

Una vez que perpetraron el raid delictivo, los delincuentes escaparon y en Coronda se enfrentaron a balazos con la Policía, lo que provocó que uno de los ladrones, identificado como Carlos Entivero, de 25 años, muriera tras recibir tres disparos y permanecer unas horas internado en el hospital Cullen.

La novedad fue informada a la jefatura de la Policía provincial, a la Secretaría y al Ministerio de Seguridad y al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Omar de Pedro.

Luego de algunas investigaciones, la Policía santafesina estableció que el delincuente muerto era oriundo del partido bonaerense de San Martín, según reportaron medios locales, mientras seguían enfocados en la búsqueda de los tres prófugos en esa provincia.

Fuentes policiales informaron a minutouno.com que más allá de estimar que el grupo comando que copó el pueblo sería completamente de Buenos Aires, aún "no se pidió" la colaboración a la Policía Bonaerense para que busque en ese distrito a los prófugos.