La vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, anunció que la semana que viene se conocerán los resultados de la auditoría sobre las contrataciones de personal en la Cámara de Senadores realizada por una comisión revisora y evaluó que las bajas de contratos alcanzarán a "1500 o 1600" trabajadores.
Michetti se refirió a la situación en la Cámara de Senadores, donde se está realizando una auditoría a cargo de una comisión revisora "compuesta por todos los bloques" con el objetivo de esclarecer la situación contractual de unos 2.000 empleados que fueron cesanteados meses atrás.

Al respecto, la vicepresidenta explicó que la decisión tomada en diciembre se debió a que "si no hacíamos inmediatamente una cesación de esas personas, se cumplía un año de actividad y se hacía difícil sacarlas" de sus puestos, dado que deberían haber apelado a "sumarios y con la justicia en el medio".

Michetti aseguró que el pase a planta de estos trabajadores se realizó mediante "decretos secretos, que nunca fueron publicados" y que llevaban la firma de Amado Boudou, que generaron que "se haya duplicado la planta permanente de empleados", situación que "si pasa en una empresa, se funde".

"Estos decretos nos disparaban el presupuesto al doble y no íbamos a poder pagar los sueldos este año", precisó la presidenta de la Cámara Baja e indicó que el trabajo preliminar de la comisión "nos da unas 1600 personas" que serán despedidas, quienes "no cumplían tareas, eran planta política y que pasaron a ser permanente", aunque señaló que el número definitivo "lo vamos a dar a conocer cuando termines el trabajo".

Respecto del anuncio de la desvinculación de más de 300 empleados realizado esta semana, la vicepresidenta aseguró que "no se trató de despidos, sino de llamados de atención a gente que integraba la planta política y que debería haber renunciado".