Las ventas minoristas cayeron 4,5 por ciento en febrero respecto del mismo mes del año pasado, como consecuencia de una baja en el poder adquisitivo de los consumidores y una menor capacidad de financiamiento, informó este domingo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Las ventas minoristas cayeron 4,5 por ciento en febrero respecto del mismo mes del año pasado, como consecuencia de una baja en el poder adquisitivo de los consumidores y una menor capacidad de financiamiento, informó este domingo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En un comunicado de prensa, la organización indicó que con estos indicadores, las ventas minoristas medidas en cantidades iniciaron el primer bimestre del año con un retroceso de 3,4 por ciento frente al mismo período de 2015.

De acuerdo a lo relevado por la CAME, todos los rubros "descendieron en febrero en la comparación anual", aunque las bajas más fuertes se dieron en artículos deportivos, que cayeron 6,6 por ciento, electrodomésticos con un 6,1 por ciento menos y perfumería con 5,9 por ciento atrás.

"Febrero no fue un buen mes para el comercio. Los consumidores se volcaron especialmente a las ofertas y relegaron algunos gastos de menor necesidad a la espera de una mayor definición sobre la coyuntura económica. Así, el segundo mes del año encontró a un consumidor muy cauto, que buscó precios y sólo compró por necesidad u oportunidad", explicó.

Para la cámara empresaria, el principal impacto se dio en el rubro de los electrodomésticos, ya que las ventas se retrotrajeron en el sector pese a las ofertas que los comercios lanzaron en televisores, aires acondicionados, computadoras, celulares y heladeras, entre otros productos.

En indumentaria, donde las cantidades vendidas cayeron 5,3 por ciento frente a febrero 2015, la demanda se direccionó a las ofertas, pero en el balance general, el 60 por ciento de las empresas consultadas la CAME finalizó el mes en baja.

El inicio del ciclo lectivo generó mucho movimiento sobre la última quincena del mes, aunque muy focalizado en artículos de librería, libros, e indumentaria y calzado escolar.

Sin embargo, el sector de jugueterías y artículos de librería, que fue el rubro que cosechó más ventas en febrero, tampoco pudo evitar la caída y cerró con un retroceso de 2,9 por ciento frente al mismo mes del año pasado. Según la evaluación de la cámara empresaria, alimentos y bebidas no quedaron al margen de la tendencia negativa porque sus ventas se retrotrajeron 3,8 por ciento en la comparación interanual, en parte porque los consumidores se volcaron a "las segundas y terceras marcas", pero también porque los comercios tuvieron "menor disponibilidad de precios cuidados".

"Los programas de financiamiento como el Ahora 12 o las cuotas sin interés que ofrecieron algunos comercios empujaron levemente el consumo, y permitieron morigerar la caída", sostuvo la CAME, que aclaró que esto "no alcanzó para reactivar al sector".