La organización Consumidores Libres relevó una fuerte disparada de los precios en enero y febrero y advirtió que la inflación en los primeros dos meses del año duplica a la registrada en el mismo período del año anterior. En tanto CAME señaló que por el aumento de los precios cayeron las ventas un 4,5% en febrero.
La organización Consumidores Libres advirtió este domingo que, según sus mediciones, la inflación en los productos de la canasta básica fue de 8,06 por ciento en los primeros dos meses del año, a la vez que la entidad de comercio CAME detectó una caída en las ventas del 4,5 por ciento solo en febrero, como consecuencia del aumento de los precios.

El titular de la organización Consumidores Libres, Héctor Polino, advirtió que en los últimos meses se ha producido un "fuerte aumento en todos los artículos, especialmente en la canasta de alimentos", como leche, frutas, verduras, carne, entre otros.

En ese sentido, detalló que su entidad realiza un "relevamiento de precios sobre 38 artículos en supermercados y negocios barriales" porteños, el último de los cuales arrojó aumentos en 26 productos, mientras seis bajaron el valor y otros seis se mantuvieron estables.

Polino: "Hemos registrado un fuerte aumento en todos los artículos, especialmente en la canasta de alimentos"

Ese estudio determinó "un promedio de aumento del 4,08 por ciento" en los productos de la canasta básica sólo en febrero, mientras en el mismo mes de 2015 había sido de 1,22 por ciento, recordó.

En tanto, desde el primer día del año hasta el 28 de febrero últimos los mismos artículos aumentaron el 8,06 por ciento, cuando el "acumulado del año anterior (en ese período) fue de 4,08 por ciento".

El dirigente consideró que para frenar la inflación el gobierno "no debe seguir autorizando aumentos en los combustibles".

En enero y febrero la inflación fue del 8,06% mientras que el acumulado en el mismo período del año anterior fue de 4,08%

Esos incrementos implican para el país, donde el transporte de carga se realiza con camiones, que el "precio del combustible incida en la estructura de costos de la canasta básica de alimentos en un promedio del 35 por ciento", aseguró.

La inflación, sostuvo, además, ha generado cambios en los hábitos de los consumidores, ya que muchos "pasaron de las primeras marcas a las segundas o terceras", mientras otros "dejaron de consumir con asiduidad" algunos productos a raíz de los últimos incrementos.

Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) detectó que las ventas minoristas cayeron 4,5 por ciento en febrero respecto del mismo mes del año pasado, como consecuencia de una baja en el poder adquisitivo de los consumidores y una menor capacidad de financiamiento.

Según CAME las ventas minoristas cayeron 4,5% en febrero respecto del mismo mes del año pasado

En un comunicado de prensa, la organización precisó que con estos indicadores, las ventas minoristas medidas en cantidades iniciaron el primer bimestre del año con un retroceso de 3,4 por ciento frente al mismo período de 2015.

De acuerdo a lo relevado por la CAME, todos los rubros "descendieron en febrero en la comparación anual", aunque las bajas más fuertes se dieron en artículos deportivos, que cayeron 6,6 por ciento, electrodomésticos con un 6,1 por ciento menos y perfumería con 5,9 por ciento atrás.

"Febrero no fue un buen mes para el comercio. Los consumidores se volcaron especialmente a las ofertas y relegaron algunos gastos de menor necesidad a la espera de una mayor definición sobre la coyuntura económica. Así, el segundo mes del año encontró a un consumidor muy cauto, que buscó precios y sólo compró por necesidad u oportunidad", explicó.

"Los consumidores relegaron algunos gastos de menor necesidad a la espera de una mayor definición sobre la coyuntura económica"

Para la cámara empresaria, el principal impacto se dio en el rubro de los electrodomésticos, ya que las ventas se retrotrajeron en el sector pese a las ofertas que los comercios lanzaron en televisores, aires acondicionados, computadoras, celulares y heladeras, entre otros productos.

Pero, según la evaluación de la cámara empresaria, alimentos y bebidas no quedaron al margen de la tendencia negativa porque sus ventas se retrotrajeron 3,8 por ciento en la comparación interanual, en parte porque los consumidores se volcaron a "las segundas y terceras marcas", pero también porque los comercios tuvieron "menor disponibilidad de precios cuidados".