Tanto Diego Lagomarsino como la fiscal Viviana Fein podrían apelar el fallo de la magistrada para evitar que el expediente pase a la Justicia federal. Se prevé que la fiscal, que abona la teoría del suicidio no lo haría, por lo que el técnico informático sería el único interesado en evitar el cambio de fuero.
El fallo en el que la jueza en lo criminal Fabiana Palmaghini se declaró incompetente para seguir a cargo de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman podrá ser apelado hasta este lunes y caso contrario el expediente se enviará a sorteo en el fuero federal.

La decisión de la magistrada podría ser apelada por el único imputado en la causa, el técnico informático Diego Lagomarsino y por la fiscal Viviana Fein.

Hasta el momento, en fuentes judiciales trascendió que Fein no apelará porque su superior ante la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz, ya presentó un dictamen en el que apuntala la teoría del homicidio por sobre la del suicidio y pide el pase al fuero federal.

Quien sí podría presentar una apelación para que el caso continúe en el fuero en lo criminal ordinario es Lagomarsino, quien según su testimonio entregó a Nisman un arma la noche antes de su muerte y a pedido del ex titular de la UFI AMIA, quien según sus dichos temía por su seguridad.

Esa fue el arma que mató a Nisman, cuyo cuerpo fue encontrado el 18 de enero del año pasado en el baño del departamento que alquilaba en las Torres Le Parc, del barrio de Puerto Madero.

Si Lagomarsino no apela el fallo dictado por Palmaghini, la magistrada que todavía retiene el expediente quedará libre para enviarlo a los tribunales federales de Comodoro Py 2002, donde la Cámara Federal sorteará el magistrado que se hará cargo.

El momento del sorteo dependerá de la celeridad con que la causa sea enviada por Palmaghini.

Pero si finalmente se concreta la apelación de Lagomarsino a través de su abogado Gabriel Palmeiro, la cuestión de incompetencia será resuelta por la Cámara del Crimen, tribunal de apelaciones del fuero ordinario criminal.

En este caso, la sala IV de ese Tribunal que funciona en el Palacio de Justicia de Talcahuano 550 ya había fijado audiencia para el 18 de marzo para resolver un planteo anterior a la decisión de Palmaghini de apartarse del caso: la querella había pedido el pase al fuero federal y la magistrada se había negado, al sostener que no contaba con pruebas que avalen la teoría del asesinato.

Ahora, con el cambio de postura de la jueza, tras la extensa declaración que realizó en su juzgado el lunes último el ex hombre fuerte de la ex SIDE Antonio "Jaime" Stiuso, la Cámara debería tratar en ese caso una apelación a esta nueva decisión, para lo cual se resolverá si deja firme la audiencia ya convocada o fija nueva fecha.

Los camaristas Mario Filozof, Marcelo Lucini y Rodolfo Pociello Argerich ya recibieron un dictamen no vinculante del fiscal Sáenz, en el que avala la postura de la querella de las hijas del Nisman y su madre y su hermana, Sara Garfunkel y Sandra Nisman.

Si hay apelación y tienen que intervenir, tras realizar la audiencia oral tendrán cinco días hábiles para tomar una decisión.

Palmaghini emitió una resolución en la que se declaró incompetente tras escuchar el testimonio del ex director de Operaciones de la SIDE Antonio Stiuso, quien dijo que Nisman fue víctima de un homicidio y apuntó al anterior Gobierno nacional.

Antes de morir, Nisman denunció a la ex presidenta Cristina Kirchner y al ex canciller Héctor Timerman, entre otros, por encubrir el atentado a la AMIA a raíz de la firma del memorándum de entendimiento con Irán, declarado inconstitucional por la Justicia.

Esa denuncia fue archivada por el juez federal Daniel Rafecas por entender que carecía de entidad abrir una investigación.

A la hora de declarar su incompetencia, Palmaghini se basó además en los dichos de otro ex espía, "Moro" Rodríguez, quien dijo que por lo que conocía de Nisman, el fiscal no podía haberse suicidado.

Además, aludió a supuestos delitos cometidos en la preservación de la prueba luego del hallazgo del cuerpo del fiscal y a que Nisman habría sido víctima de intromisiones ilegales en su correo electrónico y en su teléfono celular, ambos delitos del fuero federal.