El presunto femicida de Cintia Laudonio, la mujer que el domingo fue asesinada de 17 puñaladas delante de sus tres hijos en la localidad bonaerense de Castelar, partido de Morón, tiene lesiones compatibles con arañazos y al ser detenido dijo que había tomado veneno para ratas de un frasco que tenía preparado en su automóvil.
Se trata de Cristian Halliú (37), quien el domingo por la tarde fue localizado y detenido por detectives de la Coordinación Departamental de la Costa en la casa de un abuelo en la ciudad balnearia de Mar de Ajó.

Al ser revisado por médicos policiales, los peritos detectaron en el imputado varias excoriaciones, principalmente en el cuello, que podrían ser rasguños que Laudonio (34) pudo haberle provocado en un intento de defensa cuando era asesinada.

Ahora serán clave para la causa los hisopados subungueales que los médicos forenses realizaron en la autopsia para ver si debajo de las uñas hay material genético cuyo ADN coincida con el del acusado.

Las fuentes también contaron que dentro del Peugeot 206 negro, patente LCU530, secuestrado a Halliú, se halló un frasco con veneno para ratas que el propio imputado le dijo a la policía -en manifestaciones que no tienen validez judicial- que había ingerido con intenciones suicidas.

femicida castelar.avi
"Él dijo que había tomado veneno para ratas pero la verdad es que los médicos lo revisaron y estaba en perfectas condiciones. No hubo que hacer ningún lavaje de estómago", dijo a Télam un jefe policial que participó de la detención.

Fuentes judiciales confirmaron que al tratarse de un femicidio y por haber denuncias y causas previas por maltrato y amenazas, la causa fue derivada por la fiscal de Morón original, Valeria Courtade, a su colega Paula Hondeville, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 especializada en Violencia Familiar y de Género del mencionado departamento judicial.

Los voceros explicaron que el detenido fue trasladado anoche desde Mar de Ajó hasta Morón y en las próximas horas será indagado en la UFI 10 como presunto autor del crimen de Laudonio. Halliú quedó imputado del delito de "homicidio doblemente agravado" por los incisos 1 y 12 del artículo 80 del Código Penal, es decir, por el vínculo -por ser la víctima una ex pareja-, y por haber causado sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación.

Con esta calificación, Halliú podría ser condenado a prisión perpetua de ser hallado culpable en un futuro juicio oral.


Embed
El hecho ocurrió alrededor de las 4.20 del domingo, en una casa situada en Curuchet al 1600, de la localidad de Castelar, partido de Morón, donde la mujer se encontraba con sus tres hijos, dos mujeres y un varón, todos menores de edad.

De acuerdo a lo relatado a los pesquisas por los familiares de la víctima, las niñas son fruto de una primera pareja y el nene es el hijo del acusado Halliú.

En base a lo reconstruido por los investigadores, el homicida arribó al lugar a bordo de un auto, saltó las rejas de hierro del frente de la vivienda y luego violentó una ventana para poder entrar.

Las fuentes señalaron que una vez dentro de la casa, el agresor sorprendió a Laudonio en la habitación en la que descansaba y la apuñaló varias veces, tras lo cual escapó del lugar, mientras que la mujer alcanzó a llegar hasta el baño donde cayó desvanecida.

Embed
Ante esa situación, la hija mayor de la víctima llamó a sus abuelos y les avisó lo ocurrido. Los médicos que revisaron luego el cuerpo de Laudonio determinaron que ésta presentaba 17 puñaladas y que la primera de ellas "le cortó la aorta".

Junto al cadáver, los peritos también secuestraron un cuchillo que creen se trata del arma homicida, dijeron lo informantes.

Con la orden de detención, los pesquisas policiales realizaron distintas diligencias siguiendo la pista del auto utilizado por el acusado, un Peugeot 206 negro, y finalmente lo localizaron y detuvieron en la localidad balnearia de Mar de Ajó, donde se refugiaba en la casa de su abuelo.