El volante de Boca se refirió a sus constantes amonestaciones y justificó su conducta. Además, fue muy autocrítico con el nivel del equipo.
"Soy un volante que por momentos necesito ser agresivo para darle presión al equipo. Me tengo que cuidar de las amarillas tontas, parece que soy un jugador recontra agresivo y no fue asi: no voy a ser de pegar una patada atrás, me pasó solo dos veces desde que estoy en Boca. Tengo cinco expulsiones en mi carrera, con la cantidad de amarillas que tengo, no son tantas", expresó el volante.

Pérez explicó que en la amonestación del Superclásico "fue por el equipo, para cortar la jugada. Y aseguró: "Después de la amarilla siempre me tranquilizo".

Embed

Además, el volante se mostró muy autocrítico respecto al juego del equipo. "La sensación fue un poco amarga, no jugamos bien, no era lo que queríamos. No agarramos la pelota, los jugadores no elaboran jugadas. Ellos vieron que podian llevarnos contra un arco y eso hicieron".

Pérez cree que la parte anímica es fundamental para encontrar una solución. "Estamos pasando por un momento dificil, pero hay que empezar a acomodar, hay un cambio de DT. Falta confianza, cuando el equipo agarre confianza, tenemos jugadores para marcar una gran diferencia. En algun momento vamos a mejorar y de ahi adelante tenemos que seguir superandonos cada día. Las cosas no salen, la situacion se revierte de una forma: todos queriendo la pelota y jugando para el equipo", remarcó.