Los peritos de la Policía Federal Argentina (PFA) que viajaron a Ecuador para tratar de identificar los cuerpos que según la Justicia y la Policía local pertenecen a las mochileras mendocinas Marina Menegazzo y María José Coni no pudieron tomar las huellas dactilares de los cadáveres en la morgue porque no tuvieron autorización oficial.


El comisario inspector Francisco Daniel Guglielmo, jefe del Departamento Identificaciones Personales; la perito en Rastros, Brenda Ortíz; el perito de Laboratorio Químico, Jorge Ossola; y el médico legista Javier Ureta Sáenz Peña, informaron en Guayaquil que sólo pudieron extraer ADN pero no las huellas de los dedos porque no los autorizó el fiscal general local Galo Chiriboga.

"Si no tenemos la decisión absoluta del fiscal general no podemos tomar esa muestra", dijo esta noche Guglielmo en una conferencia de prensa brindada en el Hotel Wyndham, en la que precisó que si lograban levantar las huellas tendrían "el cien por ciento de certeza de las identidades y en breve tiempo al llegar a Buenos Aires".

Tras aclarar que sólo tomaron "rastros biológicos" que le permitirán realizar estudios de ADN comparativos con familiares de las víctimas, Guglielmo afirmó: "Se logró en parte el objetivo que deseábamos".

Ante la consulta sobre si la Justicia ecuatoriana ya considera identificados los cadáveres, los peritos coincidieron en expresar que no lo saben. "Estamos a la expectativa de que nos autoricen" a tomar las improntas papiloscópicas para poder volver a la Argentina con todos los elementos para la correcta identificación científica, concluyó el comisario inspector Guglielmo.