Un elefante que había quedado atrapado en un pozo de barro en Kenia fue rescatado. Para poder liberarlo, se utilizaron tres coches y cuerdas de remolque.