El oficialismo aceptó introducir modificaciones al proyecto original de modo de conseguir el respaldo de las bancadas de Sergio Massa y Diego Bossio a la hora de votar el paquete de leyes. La iniciativa no encontraría inconvenientes en su camino hacia la aprobación en Diputados.
El oficialismo, junto con el Frente Renovador y el bloque Justicialista, emitieron este martes un dictamen de mayoría al proyecto de normalización de la deuda que busca resolver el litigio con los fondos buitre, al que se le introdujeron límites en lo que respecta al volumen de endeudamiento y al que se le modificaron otros aspectos respecto a la iniciativa original enviada por el Poder Ejecutivo.

Con este acuerdo, el oficialismo se garantiza así que el proyecto contará con el voto positivo de más de 150 legisladores cuando llegue al recinto. Hasta el momento no existen definiciones respecto a si la iniciativa se tratará este jueves o el martes próximo, como propone el bloque Jusiticialista.

Por la minoría anunciaron que presentarán su propio dictamen el bloque del Frente para la Victoria-PJ, el Partido Obrero y el Partido Solidario que encabeza Carlos Heller.

Entre los principales cambios que se introdujeron al proyecto original se encuentra el establecimiento de un límite al monto de la deuda autorizada a emitir. Los diputados que responden a Diego Bossio en el bloque Justicialista pidieron fijar ese tope en 12 mil millones de dólares.

Con el nuevo texto, el oficialismo se aseguró el apoyo del Frente Renovador que responde a Sergio Massa y de la bancada de Bossio, con lo cual tendría asegurada la media sanción de la ley, que luego deberá debatir el Senado.

En el texto consensuado también se estipuló que el Congreso tendrá injerencia sobre los fondos, con el fin de controlar que se destinen a obra pública de modo que el Poder Ejecutivo no pueda disponer de ellos con arbitrariedad.

También se modificó otro de los artículos para que el Poder Ejecutivo deba informar de manera trimestral sobre el resultado de las negociaciones con los bonistas.

Asimismo, se aceptó contemplar que las comisiones que cobran los bancos no puedan superar el 0,20 por ciento del monto de la emisión de bonos.

Otro de los cambios introducidos tiene que ver con adjuntar los dictámenes de todos los estudios de abogados que asesoraron a la Argentina en el pleito legal que ya lleva 15 años.

Se contará además con un informe de la Procuración del Tesoro para que el país se asegure de no tener nuevos litigios una vez que cierre el acuerdo con los fondos buitre.