La titular de la Oficina Anticorrupción reconoció que no se habpia informado bien en su momento cuando se convirtió en una de las principales espadas de la oposición contra el acuerdo sellado entre YPF y Chevron. "Me informé mejor sobre el contrato y por eso cambié de opinión" admitió ahora.
La directora de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, admitió este miércoles que "se equivocó," al afirmar que las cláusulas de confidencialidad en el acuerdo YPF-Chevron para explotar Vaca Muerta eran "un bochorno".

"Las cláusulas de confidencialidad son habituales en contratos de petroleras. Me informé mejor sobre el contrato y por eso cambié de opinión", se justificó la funcionaria nacional.

En declaraciones radiales Alonso dijo que al leer los argumentos emitidos por la petrolera estatal le parecieron "muy profundos" y "que justifican la confidencialidad".

"Me informé mejor sobre el contrato y por eso cambié de opinión" admitió ahora Laura Alonso

"Es importante tener conciencia de qué compañía es YPF. Los contratos de petroleras tienen cláusulas de confidencialidad", reconoció y argumentó que "hay secretos de tipo científico y tecnológico que deben ser resguardados para el desarrollo de este tipo de industria".

"Las cláusulas de confidencialidad son habituales en los contratos de petroleras en todo el mundo. Revelarlas podría ser grave", explicó.

"Las cláusulas de confidencialidad son habituales en contratos de petroleras" reconoció luego de denunciarlas

Alonso admitió también que "probablemente antes no tenía la suficiente información" y rechazó que haber modificado su opinión sea "bochornoso".

"¿Por qué es bochornoso informarse, aceptar que hay un visión distinta y modificar una opinión?", insistió.

"Probablemente antes no tenía la suficiente información" reconoció ahora aunque eso no le impidió denunciar al kirchnerismo

En este sentido, la funcionaria comentó que "nunca antes había tenido oportunidad de charlar con personal jerárquico de YPF. Ellos me convocaron y también al senador (socialista Rubén) Giustiniani, que no accedió y fue a los Tribunales con todo su derecho".

"Tiene que ver con la protección de secretos tecnológicos y científicos, porque Chevron ingresa con el 100 por ciento de riesgo petrolero," remarcó.

"Tiene que ver con la protección de secretos tecnológicos y científicos" entendió ahora la funcionaria macrista

El 10 de noviembre de 2015, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación determinó que el acuerdo entre las dos petroleras debía difundirse, la entonces diputada señaló: "tomemos dimensión de la importancia del fallo, caen las caretas de la hipocresía K".