El juez del Juzgado de Familia Nº 1 de Río Gallegos, Antonio Andrade, aplicó una sanción polémica a un hombre acusado de violencia de género: tendrá que hacer una manualidad en un azulejo.
Según establece el texto de la resolución, se trata de "una sanción simbólica por el maltrato psicológico y los mecanismos de dominación y denigración que el mismo desplegó" hacia su ex pareja. El objetivo es "reparar" de esta manera el daño ocasionado a la víctima.

frase azulejo.jpg
En consecuencia, ordenó al acusado a que, en el término de diez días, se presente ante sus estrados y la Secretaría de Violencia Doméstica con un azulejo pintado con la siguiente leyenda: "Lo esencial es invisible a los ojos", una frase del libro El Principito, del autor Saint-Exupéry.

El juez también impuso que en caso de incumplimiento, el acusado estará sujeto a un apercibimiento, según Tiempo Sur.

Seguí leyendo en diario El Patagónico.