Una mujer se acercó a la guardia del hospital de la localidad santafesina de San Lorenzo porque tenía dolores abdominales, pero antes de ser atendida fue al baño. Minutos después, policías encontraron una bebé recién nacida con cordón, bolsa y placenta intactas. Pese al esfuerzo de los médicos, la niña murió.

Durante la madrugada de este martes, una mujer -con un embarazo de seis meses- llegó a la guardia del hospital de San Lorenzo para pedir atención médica porque -según manifestó- tenía dolores abdominales. Pero, cuando iba a ser atendida, se metió en el baño, lo que llamó la atención de las personas que se encontraban en el lugar.

“Cuando volvió del baño, la doctora que iba a atenderla empezó a la interrogarla, pero la mujer se negaba a ser revisada. Decía que tenía dolores abdominales y que no quería ser revisada porque estaba sangrando”, contó al portal SL24 Adelina Ontivero, la directora del hospital.

Sin embargo, la confusa historia no convenció a los trabajadores del hospital. Por lo tanto, minutos más tarde, policías ingresaron al baño y e llevaron una gran sopresa. "Encontraron una beba con su cordón, placenta y hasta con su bolsa intacta”, dijo Ontivero.

La situación alertó al personal médico que trató de rescatar a la beba. "En primer momento la beba fue quitada de la bolsa, pero ya tenía la respiración irregular y padecía hipotermia. Además, si no se corta el cordón en el momento del nacimiento se produce un efecto contrario y el bebé pierde sangre por allí", explicó.

Luego, la beba fue subida a la planta alta, donde se le colocó oxígeno y se intentaron diferentes prácticas médicas para reanimarla. Pero, lamentablemente el esfuerzo fue en vano y en pocos minutos falleció.

“La mujer pudo haber provocado el nacimiento, pero saber qué pasó le corresponde a la Justicia. No es frecuente que se de este tipo de partos, que se llaman inmaduros, pero puede pasar. Lo normal es que si se da un parto inmaduro se rompa la bolsa, pero en este caso estaba intacta”, agregó la directora del hospital.