Axel Marazzi
Axel Marazzi
El teléfono celular es el dispositivo que más utilizan sus usuarios y, con el tiempo, se convirtió en lo que Steve Jobs esperaba que fuese: una extensión de la mano.
En el smartphone se guardan archivos laborales, fotos de viajes, videos de cumpleaños de familiares y amigos, datos bancarios y todo tipo de información sensible que si llegase a las manos equivocadas la vida del usuario podría convertirse en una catástrofe.

Si bien la seguridad absoluta es algo que no existe, sí se pueden tomar algunas medidas para hacer que el acceso a la información sea más complicado.

Password: todos los smartphones que existen, ya sea con Android, iOS, Windows Phone o cualquier sistema operativo que hay actualmente, permiten agregar una clave de acceso. Activar esta clave es básico para tener un dispositivo asegurado.

Embed
Antivirus: Sophos lanzó un antivirus para Android que permite escanear el sistema como si se tratase de una PC y no un teléfono. El software indicará si el sistema operativo está infectado con algún virus o malware que pueda robarte información. Para iOS existe el Avira Mobile Security, también gratuito.

Borrar todos los datos si te lo robaron: si lo perdiste o te lo robaron hay forma de borrar todos los datos de tu smartphone tanto en Android como en iOS. Lo único que hay que hacer es utilizar los servicios Find My iPhone y Android Device Manager para poder, primero, saber dónde está y después, si es necesario, eliminar todos los datos.

lastpass
Gestores de contraseña: uno de los consejos que se ven siempre cuando se habla de seguridad es que el usuario debería tener diferentes contraseñas para cada servicio que utilice. Si bien es un ideal, también es cierto que es complicado acordarse del password de Facebook, Twitter, Gmail, Spotify, del correo del trabajo, etc. Para eso hay diferentes aplicaciones, como LastPass, 1Password o DashLane entre otras, que almacena y cuida todas esas claves por el usuario. El usuario lo único que deberá recordar es una clave maestra.

Instalar actualizaciones: es de lo más simple, no le lleva trabajo al usuario y es básico para mantener la seguridad. ¿Por qué? Porque los atacantes pueden vulnerar de una manera más simple a los sistemas operativos desactualizados.