Di Santo, Galuccio y Matzkin mantuvieron sus cargos durante la transición entre el kirchnerismo y el macrismo. A tres meses de la asunción de Macri "el período de adaptación" parece haber terminado y cada vez son menos los funcionarios que trabajaron para ambas gestiones.
La salida de Román Di Santo de la jefatura de la Policía Federal Argentina se suma a la lista de funcionarios públicos "heredados" del kirchnerismo que de a poco el gobierno de Mauricio Macri comenzó a sacudirse.

Elisa Carrió, una de las principales socias políticas del presidente Mauricio Macri, había pedido el alejamiento de Di Santo de su cargo luego de que lo involucrara en la supuesta contaminación de la escena en la que fue hallado muerte el fiscal de la UFI AMIA, Alberto Nisman.

El miércoles pasado en tanto quien había presentado su renuncia fue el CEO de YPF, Miguel Galuccio. Mucho se había especulado durante la campaña presidencial del año pasado acerca de su continuidad o no al frente de la petrolera ante un eventual gobierno de Macri.

En ese sentido el entonces candidato de Cambiemos había ratificado su apoyo a Galuccio aun cuando desde el macrismo se habían oído no pocas críticas a su gestión. Lo cierto es que a un día de cumplirse los primeros tres meses del gobierno de Macri, Galuccio anunció que dejará el cargo en abril próximo en el marco de una nueva reunión de accionistas en que definirá la elección de Miguel Ángel Gutiérrez, designado por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, como su sucesor.

Otro de los que dejó su cargo apenas asumieron las nuevas autoridades fue el jefe de la Policía Bonaerense, Hugo Matzkin. El entonces designado ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, anunció el 9 de diciembre pasado que el comisario general Hugo Matzkin había cumplido un ciclo al frente de la Policía bonaerense y que había solicitado el retiro", por lo que anticipó que mañana designará a su reemplazante.

"Mañana vamos a anunciar el nuevo jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Hugo Matzkin ha cumplido un ciclo y solicitó el retiro", afirmó Ritondo en ese momento. Matzkin había asumido en el cargo en noviembre de 2011, en reemplazo de Juan Carlos Paggi, por lo que permaneció al frente de la fuerza policial más grande del país durante todo el segundo mandato de Daniel Scioli.

Sólo el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, la gran sorpresa del Gabinete de Mauricio Macri, logra mantenerse en el cargo hasta el momento.